Tesla Model S 100D, la berlina eléctrica por excelencia

| |

Quizás este Tesla Model S sea el modelo más convencional de los californianos ya que del resto de hermanos que habitan por nuestras carreteras, el X llama la atención por su enorme tamaño, ver prueba y el Model 3 lo hace por tener la pantalla en posición horizontal, renunciando a la «marca de la casa» y con el interior más minimalista posible de cuantos modelos llevados a producción hay en el mercado en la actualidad.

Exterior

Si bien el Model S no fue el primer vehículo diseñado por Tesla, lo fue el Roadster en 2008, el modelo protagonista de la prueba sí que ha servido para hacer identificativo el lenguaje visual de la marca y que ha exportado con mucho acierto al resto de componentes de la casa.

Es un diseño que a priori parece sencillo, con líneas fluidas y orgánicas, sin aditamentos aerodinámicos pero que encierra tras él un árduo trabajo que nos arroja como resultado un Cx de tan sólo 0.24, por debajo de la media del mercado.

Ese frontal sin parrilla ni lamas de refrigeración, no son necesarias en el caso que nos ocupa, ya que no hay motor alguno que refrigerar, esas luces de aspecto felino son fácilmente identificables. Una gran luna que hace casi de efecto panorámico gracias al techo de cristal unido y que desemboca en la trasera.

A pesar de ser un vehículo no demasiado visto por nuestras ciudades, estamos ante una berlina que se lanzó en 2012 y que está envejeciendo realmente bien, no se le notan los 7 años que lleva en el mercado, si bien sufrió un pequeño restyling en el año 2017, en el que se le cambió parte de la «boca frontal» integrando su diseño con el resto de líneas.

Con sus 4,97 metros de longitud, sus 2,18 metros de anchura y un peso total de 2275 Kg, estamos ante un coche casi de representación, pero que se mueve realmente bien tanto en ciudad como en carretera.

Siguiendo con la línea del coche, encontramos la que para nosotros es una auténtica obra de arte y es el soporte de los retrovisores exteriores, en forma de ala delta, cromados y con horas de estudio para hacerlo lo más funcional posible, pero sin perder esa esencia que une el diseño con la estética.

La trasera de este sedán quizás sea la parte más convencional ya que su lenguaje se acerca más al cotidiano, con la luna trasera dibujando una U antes de llegar la final del vehículo. El juego de luces sigue esas siluetas anteriormente descritas.

Interior

Nos ocurre lo mismo que con su Exterior, un diseño soberbio, cuidado, de formas y siluetas fluidas. Sintetizando al máximo, es un habitáculo donde reina una gran pantalla dispuesta en formato vertical y el volante.

Un volante que agrupa la mayoría de funciones en apenas dos zonas, audio a la izquierda y comandos de voz a la derecha, todo lo demás es superfluo. Cerca de la columna de dirección encontramos la palanca que activa el «Autopilot» todo un mundo por descubrir y del que trataremos profundamente en Pasion-e. Una fantástica pantalla de alta definición hace las veces de velocímetro, ordenador de a bordo, presión de los neumáticos y navegación por satélite.

La otra gran estrella de este interior es la macro-pantalla que empequeñece a cuantas habitan en el mercado, 43 centímetros para tocar una maravillosa experiencia, que se verá enriquecida dentro de no mucho tiempo cuando sus propios diseños en microprocesadores se usen, los actuales son de Nvidia. Absolutamente todo el vehículo se puede manejar desde los diversos menús que lo componen.

El acceso tanto a las plazas delanteras como a las traseras es el normal, pero este vehículo nos deja elevar su distancia al suelo, pudiendo así facilitar la entrada y salida para personas mayores con dificultades en el movimiento. Además al tener el suelo totalmente plano en las plazas posteriores facilita el poder subir o bajar niños en las silletas.

La unidad cedida por Tesla contaba con unas butacas con reposacabezas integrado y que aunaban comodidad y agarre, se nota que este vehículo busca la comodidad en los grandes desplazamientos. Eso también se nota en la casi ausencia de ruidos provenientes del exterior, gracias en parte a la insonorización por un lado y al ser eléctrico por otro.

En breve estará disponible la segunda entrega con la prueba dinámica y el comportamiento de este Tesla Model S 100D.

 

Galería de imágenes

 

 

 

Etiquetas
Anterior

Así se diseña un Hyundai desde cero

Tesla Model S 100D, (2ª parte) comportamiento

Siguiente