Tesla Model S 100D, (2ª parte) comportamiento

| |

Comportamiento

Tener bajo el pie ¿450CV? disponibles en cualquier momento no es fácil de asimilar, así como la aceleración para incorporarse a vías de alta velocidad. La respuesta del Tesla Model S en aceleración es de (80 a 120 km/h en 2,75 s). Es casi indescriptible la facilidad que tiene el Model S para alcanzar la velocidad de la vía en cuestión. Además, en nuestro modelo, el 100D, con su autonomía, hacer un Madrid – Granada ya es un viaje que puedes enfrentarte a él sin entrar en modo pánico total.

En Autopasione buscábamos poder usar este Tesla Model S como si de una berlina convencional se tratara. A priori no suena fácil sin condicionar nuestro viaje a los km de autonomía y puestos de carga. Durante los primeros días usamos el Tesla como vehículo de desplazamiento diario. De casa al trabajo y del trabajo a casa.

La primera premisa que hay que tener es poder disponer de cargador al menos de tipo Mennekes en casa o en el trabajo para poder hacer esta maniobra posible. Este tipo de cargadores puede llegar a cargar nuestro vehículo en unas 6 horas toda la batería al completo. Recuerda que la carga hasta el 80% de la batería es más rápida pero a partir de este punto empleará más tiempo para llegar a la carga al completo.

Tenemos tres tipos de cargador para nuestro Tesla, enchufe convencional tarda más de 24 horas en alcanzar el 100%, el tipo Mennekes tarda unas 6 horas, y supercargador tarda 20 minutos en cargar un 80% de la batería.

En nuestro caso, en 20 minutos conseguimos tener una autonomía de 250 km de carga añadida a la que ya disponíamos. Y en 35 minutos podemos llegar a 400 km. Algunos podrán objetar que tienes que esperar. Pero es como hacer una parada convencional para repostar y tomar un refresco como si tuviéramos un vehículo de combustión.

El Tesla Model S, se desenvuelve bastante bien con su peso y tamaño, aunque algún problema hemos tenido con su anchura, aportando todo tipo de información ante nuestros ojos con las diferentes cámaras, sensores o ajustando casi al máximo de la envergadura del vehículo el hueco que necesita para aparcar de forma automática. Este sistema a diferencia de otros del mercado no necesita de la intervención humana en toda la duración de la maniobra.

En marcha y en ciudad, es destacable su silencio absoluto del habitáculo, la ausencia de ruidos y vibraciones es casi total. En carretera, sin embargo, si superamos los 120 km/h hallaremos algo de ruido proveniente de aerodinámica y de la rodadura, lógico por otra parte.

Es hora de comenzar nuestro viaje de larga duración, planificamos el viaje en el navegador. Y digo esto, porque en cada viaje no basta con salir a la carretera y listo. Es recomendable poner nuestro destino en el navegador, éste calculará los km con respecto a la autonomía y puntos de carga para calcular tiempos y posibilidades de llegada a nuestro destino con energía en la batería.

Salimos de centro de Madrid con un 96% de batería, el sistema indica que llegamos al punto de carga en Bailen con un 20% de batería disponible. Según cálculos, con una parada de 20 minutos en el supercargador indicado, tendremos de nuevo un 80% de batería, suficiente para llegar a Granada.

El ordenador de abordo nos indica que llegamos a Granada con un 21% de batería al final de nuestro recorrido con un total de 435 km y un tiempo de 4 horas y 27 minutos incluido el tiempo de la parada para la carga.

¿Se puede usar una berlina eléctrica como una berlina deportiva de altas prestaciones?

Es mi gran pregunta, pues tanta aceleración y materiales de lujo empleados, sólo tienen un interrogante de si el sistema eléctrico estará a la altura.

En carretera, nuestro Tesla nos ofrece un elevado confort asociado a un gran aplomo que da mucha confianza al volante. Nos gusta el acabado de su suspensión que es regulable en altura. Asimila de forma ejemplar las imperfecciones de la carretera con un nivel de confort y seguridad propias de berlinas de representación (VER prueba Bentley Flying Spur).

El principal atractivo de nuestro invitado en carretera es el Autopilot. Recordemos que este sistema permite tener una conducción semi-autónoma de nivel 2. En combinación con el control de crucero activo, podemos accionar el Autopilot por medio de una palanca debajo del volante y poder soltar las manos del volante.

Llevamos 130 km de viaje y la batería está en 79%, vemos como el consumo es proporcionado a un vehículo de combustión.

Los trazados sinuosos y curvas cerradas sin embargo no son su hábitat natural. Las dimensiones del vehículo y el peso 2.275 kg, le restan agilidad en zonas retorcidas. En este sentido la marca americana ha situado las baterías en el suelo del vehículo para transferir un centro de gravedad bajo.

Salir en curva es coser y cantar con aceleraciones impresionantes, en línea recta es un auténtico cohete que te catapulta gracias a sus dos motores ubicados en cada eje. Con este sistema de tracción integral conseguimos un nivel de adherencia sublime, siempre sin olvidar que estamos ante una berlina de más de dos toneladas de peso, aun así, el coche parece más ágil en aceleración que muchos deportivos como el Lexus LC 500h por ejemplo, (VER prueba).

Llegamos a Bailén con un 21% de carga. Es curiosa ver la imagen de la estación de supercargadores Tesla ubicada justo al lado de la Gasolinera. Tomamos un café durante nuestra parada. Todo controlado gracias a la APP de Tesla que me informa en todo momento de la carga que tengo en el momento y el estado de la batería. Retomamos el viaje con un 81% de batería y 26 minutos de parada. Por ahora los plazos se cumplen.

La dirección dispone de con tres niveles de dureza regulables. Podemos notar bastante diferencia en cada modo elegido, sin llegar a transmitir mucho. En general tenemos un comportamiento más que correcto con una aceleración desmesurada para el vehículo que tenemos.

A veces es difícil pensar que llevamos una berlina de más de dos toneladas de peso, otro de los factores que apoyan esta teoría son sus frenos. Actúan de forma fiel a tus necesidades, no hemos encontrado desfallecimiento alguno. Aunque tenemos que acostumbrarnos a su tacto tipo híbrido o eléctrico donde a medida que soltamos el pedal el coche se va a frenar algo más de la cuenta para poder regenerar las baterías.

Podemos configurar dos modos de regeneración. Uno recomendado para ciudad donde frenará el vehículo de forma acusada y tendrá mayor poder de carga. Un segundo modo de frenada regenerativa más adecuado para carreta donde no nos frenará demasiado el vehículo.

Llegamos a nuestro punto de destino tras 4 horas y 40 minutos de viaje. Tenemos un 17% de carga en la batería provocado por realizar el último tramo algo más alegre.

Reconocemos que hay mucha diferencia entre conducir a 120 km/h que circular a 110 km/h puesto que podremos tener en torno a un 10% más de batería al final.

Tesla anuncia un consumo de 20,5 kWh/100 km (33 kWh/100 millas). Cuando nosotros hemos obtenido un consumo de 29 kwh/100 millas. Si hacemos el calculo en euros con respecto al precio de la luz actual, un viaje de 400 km, supone un coste en precios de la luz de 7,5€.

El resultado es más que satisfactorio, ya que podemos tener una berlina de altos vuelos, con consumos más que contenidos y una aceleración propia de una atracción de parque de atracciones.

La anécdota del viaje…

Llegamos al punto de destino y al no tener cargador trifásico (Mennekes) enchufamos nuestro Tesla a un enchufe convencional de 220V. Observo que el vehículo calcula más de 24h para una carga completa, no me preocupa este asunto pues tengo carga suficiente para al día siguiente ir al supercargador y cargar nuestro Model S en poco tiempo. Tras 15 minutos enchufado a la luz de casa, observa un sobrecalentamiento considerable del cable hasta que el térmico de casa salta por sobrecarga.

Lo que me obliga acudir a un parking cercano donde tienen una red eléctrica suficientemente sólida para soportar la carga de vehículos eléctricos…. Allí tuve que aparcar nuestro Tesla para poder enchufarlo a la pared sin miedo a que crear un incendio inesperado.

Galería

 

Etiquetas
Anterior

Tesla Model S 100D, la berlina eléctrica por excelencia

Prueba BMW Serie 3, todo pasión, tecnología y deportividad

Siguiente