Prueba Nissan Qashqai 1.2 DIG-T (115 CV), la clave del éxito

| |

Llegó al mercado en 2007 para revolucionarlo. El primero de la moda de los SUV, nació frente a muchas miradas hostiles. El pasado año acumuló en España más de 28.700 unidades vendidas. Cifras que confirman su éxito. Por ello tenemos ante nosotros la prueba del Nissan Qashqai 1.2 DIG-T (115 CV).

Es un SUV, ubicado dentro del segmento SUV-D gracias a sus dimensiones, 4,39 metros de largo, 1,80 metros de ancho y 1,59 metros de alto.

Entre sus competidores destacan el Peugeot 3008 (VER prueba Peugeot 3008), Hyundai Tucson (VER prueba Hyundai Tucson), Mitsubishi ASX (VER prueba Mitsubishi ASX) o SsangYong Tivoli (VER prueba SSangYong Tivoli).

Exterior

Mucho ha cambiado desde aquel Qashqai original. El modelo que tenemos ahora ante nosotros es dinámico y atractivo. La unidad cedida es el Tekna+, el nivel de equipamiento más elevado (Visia, Acenta, N-Connecta, Tekna y Tekna+).

Su color es «azul vivid», que unido a los detalles en plata en los espejos retrovisores con intermitentes integrados o las barras del techo, son de los más atractivo. Destacan sus nuevos parachoques, parrilla frontal más agresiva, el capó con nervios, unido a unos faros full LED (Con función adaptativa en curva). Su lateral es fuerte y robusto con líneas limpias.

La parrilla frontal es agresiva, el capó con nervios, unido a unos faros full LED (Con función adaptativa en curva). Su lateral es fuerte y robusto con líneas limpias.

La parte posterior en forma de hatchback tiene faros que se extienden hasta el lateral, con paragolpes más elevados.

Para este nivel de equipamiento, además le sumamos las llamativas llantas con neumáticos de 225/45 R19 en dos tonalidades, cromado y negro.

Interior

Su habitáculo está muy cuidado. Tenemos unos asientos eléctricos con dos memorias, calefactados y tapizados en piel Nappa con diseño de eslabones de reloj, tienen una banqueta bastante larga y los laterales aportan buen apoyo. Me recuerdan a los del Peugeot 3008.

En un puesto de conducción elevado, destaca su volante achatado, de tacto agradable y manejo sencillo. En general los materiales transmiten buena impresión de calidad, con numerosas superficies acolchadas. De hecho, a la altura de las rodillas, se ha optado por forrar en piel esta parte y mejorar su tacto.

En el frontal, encontraremos el sistema multimedia integrado en una pantalla táctil de 7 pulgadas (NissanConnect) asociado a un sistema de Sonido Bose de 8 altavoces -600€-.

No es compatible con Android Auto o Apple CarPlay, ni tampoco es el navegador más rápido que hemos probado. Pero el Equipo Hi-Fi si está a la altura de su precio, sin olvidar su cámara de visión 360º que nos ayudará en las maniobras. Para dotar de luz todo el espacio, un enorme techo de cristal fijo ilumina todo el interior.

El Equipo Hi Fi si está a la altura de su precio, sin olvidar su cámara de visión 360º que nos ayudará en las maniobras

Como regla general tenemos un interior bien resuelto, donde no hemos escuchado crujidos ni ruidos que delataran deficiencias en el ensamblaje de las piezas.

Si viajamos en las plazas traseras lo haremos de forma cómoda, algo justas en la parte central. Pero recogen de forma correcta las piernas y hay espacio suficiente para las rodillas.

Destaca además los numerosos huecos para portar objetos que tiene el habitáculo.

Comportamiento

Bajo el capó delantero tenemos un motor cuatro cilindros de gasolina y 1.200 cc, con inyección turbo, de 115 CV. Es el vivo reflejo de la tendencia seguida por todos los fabricantes, bajar cilindrada y mantener potencia, para conseguir menos consumo y emisiones.

Lo primero que percibo es su mecánica silenciosa, a veces me costaba creer que el motor estaba encendido. Eso, unido al sistema «Start & Stop» que actúa suavemente. Estamos ante un SUV de reacciones dóciles. En ciudad nos moveremos fácilmente gracias a dos elementos cruciales.

Lo primero es su gran radio de giro. Creo que estoy ante el vehículo que mayor ángulo de giro he podido probar. Lo segundo es su entrega de potencia en régimen bajo.  Lo que me hace incorporarme de forma ágil en las vías de acceso sin miedo a desfallecer en el intento.

Creo que estoy ante el vehículo que mayor ángulo de giro he podido probar.

Si accedemos a vías rápidas encontraremos un motor que sube de vueltas con facilidad. La potencia está disponible desde 2.000rpm hasta las 5.000 rpm. Si bien es cierto, a medida que superamos la franja de las 4.800 rpm la fuerza decrece. Es una de las razones por la tenemos una caja de cambios manual de 6 velocidades de recorridos largos, de este forma poder aprovechar su régimen bajo más tiempo.

Sus 190 Nm, lo usaremos sobre todo en vías urbanas e interurbanas con soltura. En Autovía no es que acusemos falta de potencia, pero si vamos cargados con 4 ocupantes y maletero tendremos que subir de vueltas demasiado para lograr mantener el ritmo.

En 6º velocidad a 120 km/h circulamos solo 2.500 rpm, una cifra que te permitirá una media de consumo realmente baja, además de una rumorosidad realmente silenciosa.

Durante nuestra prueba también tuvimos la oportunidad de circular por vías reviradas. La verdad no tenía gran esperanza, pero el comportamiento me ha sorprendido de forma grata. Tiene un tarado de suspensión tirando a duro que le aporta estabilidad y agarre en curva. Si nos pasamos de velocidad descubriremos su tendencia subviradora, pero sólo en caso extremos.

De hecho, durante este tramo no conseguí despertar los controles de tracción, el vehículo te deja actuar bastante.

Afronto curva tras curva con reacciones seguras, e intuitivas. Se nota el trabajo que Nissan ha realizado en la dirección para que tenga un tacto más preciso y menos artificial.

Otro de los puntos que me han gustado es la mitigación del balanceo de la carrocería. A pesar de ser un SUV, el paso por curva es firme y decidido, lastima que no tenga un extra de potencia para poder tener una jugada redonda, recuerda sólo tenemos 115 CV.

A alta velocidad, el Qashqai es un coche que se siente con bastante planta, gracias en parte a sus neumáticos.

Conclusiones

Tras una semana al volante del Nissan Qashqai, hemos podido comprender porque es un auténtico éxito en ventas. Es un vehículo que nos vale para el día a día. Esta combinación con motor 1.2 DIG-T tiene lo bueno de dos mundos. La respuesta contundente sobre todo en régimen bajo y un consumo comedido. Si tu necesidad es la de hacer grandes cruceros, tendrás que elegir una motorización más elevada de potencia.

Durante la prueba hemos realizado un consumo de 7.6 l/100km, con dos ocupantes, maletero lleno y gran parte del recorrido en zona urbana.

En cuando a su capacidad de maletero, se encuentra bien resuelto con unos 430 litros de capacidad total, a los que hay que sumar espacio extra en un subsuelo con compartimento, algo muy práctico.

En definitiva, tenemos un SUV equilibrado en la ecuación de consumo, aceleración y precio -29.350€- sin descuentos para tener la formula del éxito. Si además le añadimos un diseño renovado y atractivo tenemos una buena elección.

Agradecemos a Nissan España la cesión de la unidad probada.

Galería de imágenes

Anterior

Nuevo Opel Corsa GSi, el heredero OPC

Volkswagen se compromete a recomprar sus vehículos diésel

Siguiente

Deja un comentario