Prueba Mitsubishi ASX 220 DI-D

| |

Mitsubishi ASX, en otras palabras el SUV según las ideas del rey de los 4×4. Durante una semana en el garaje de Autopasione hemos tenido este SUV (Sport Utility Vehicles). Un líder de ventas en su segmento, que en 2015 consiguió la cifra de 6.283 unidades vendidas en el mercado español. Si quieres saber cuales son las claves de éxito de este SUV japonés, en Autopasione te contamos nuestras impresiones tras la prueba.

Nos remontamos a una tarde nubosa, el tiempo en Madrid era inestable, allí estaba yo me acercándome a la sede de Mitsubishi donde iba a recoger el vehículo. Reconozco que no soy muy fans de los SUVs. Aunque no se puede negar, que los SUVs más que una moda pasajera, es un fenómeno de éxito.

Tras saludar a nuestro amable receptor de la marca, me pide que espere mientras nos acerca nuestro modelo. Espero impaciente en la puerta de salida de vehículos, es un momento siempre especial, no sabes que combinación de colores y llantas va tener el modelo. De lejos se ve el haz de luz de unos faros Xenón, sí es nuestro ASX, en blanco perlado con unas imponentes llantas de 18″.

Tras ultimar el papeleo de la prueba me dispongo a sentarme en él, es un Mitsubishi ASX 220 DI-D Automático con tracción AWD a las cuatro ruedas. Es el modelo más equipado del ASX, incluso tiene el equipo multimedia «Rockford Fosgate» de gran calidad, o el techo de cristal panorámico, vamos completo del todo.

Lo primero que me llama la atención es la silueta del modelo, con líneas que oscilan hacia el morro delantero con forma piramidal. Los faros de tecnología  xenón Súper-HID se alargan hasta el lateral. También destaca las luces LED ubicadas junto a los faros antinieblas delanteros. En conjunto el Mitsubishi tiene un frontal agresivo y robusto.  Si pasamos a la zaga, las líneas se vuelven más rectas hasta la trasera de estética  “hatchback”. Las llantas bitono en negro y cromado, realzan el conjunto con unas dimensiones de 18 pulgadas y medida de 225/55. Si vemos el vehículo de lejos es un SUV de tamaño compacto, pues sus  4,29 metros de longitud, 1,77 metros de anchura y 1,61 metros de altura dan fe de ello. Por tamaño y precio tiene como rivales el Nissan Qashqai, el SsangYong Korando o el Suzuki S-Cross, aunque en nuestro modelo la influencia de Mitsubishi y su saber hacer en 4×4 se nota por todos lados.

camino-coche-Mitsubishi-ASX-220-DI-D-portada-autopasioneTras recibir la llave del modelo, llave con función manos libres, accedo al interior del Mitsubishi. Lo primero que noto es la altura del ASX. Esta altura se nota al subirnos en sus asientos que se encuentran más elevados de lo normal, parece que dominamos la carretera con él. Tiene una buena visibilidad. El interior es de estilo japonés, de formas sobrias y austeras, con botones que a veces parecen de los años 90. Ya sabes, para los japonense si algo va bien no se cambia, es su fórmula de éxito. Todo el interior está muy bien terminado, la calidad de los plásticos es buena, con zonas acolchadas sobre todo en la parte superior del salpicadero y paneles de las puertas. El tacto del volante es excelente con una piel sedosa y costuras propias de vehículos premium, es más, la combinación con el plástico lacado del volante está muy bien conseguida. El freno de mano es manual, ya en este tipo de modelos un sistema eléctrico es más que necesario.

interior-vista-salpicadero-Mitsubishi-ASX-220-DI-D-portada-autopasione

Tras el volante tenemos el ordenador de a bordo a todo color, fácil de leer e intuitivo, al recoger el vehículo, éste marcaba un consumo de 10,7 l/100km un consumo que conseguimos reducir nada más salir de la sede de Mitsubishi.

Paso la mano sobre los asientos, que están forrados en piel negra y en su parte central perforados, tienen un diseño clásico, aunque son cómodos y agarran lo suficiente. También están calefactados con dos intensidades de calor.  Conecto el teléfono con el sistema de navegación en apenas dos minutos, un sonido me indica que se ha enlazado correctamente. No es el sistema GPS más avanzado del mercado pero sí es preciso y suficientemente rápido para un uso diario. Mención aparte es la calidad de terminación de este Mitsubishi, a uno le gusta ver como todavía existen marcas que siguen haciendo las cosas bien en este aspecto. Todos los materiales del habitáculo están perfectamente ensamblados, esto hace que no haya ningún tipo de grillo ni ruidos extraños. Es más,  si queremos subir el volumen de su potente equipo de audio, ni las puertas ni ninguna parte del habitáculo tiembla,  lo que nos hace una idea de robustez  y calidad.

Es el momento de pulsar el botón Start/Stop y encender el motor. La caja de cambios automática, actúa con convertidor de par de forma efectiva, lo primero que percibo es la gran entrega de par incluso a bajas revoluciones, en la ficha técnica dice 350Nm pero parece mucho más cuando aceleramos. Salimos a carretera para comenzar nuestro camino hacia las montañas del sur de la península ibérica. El motor no suena apenas en carretera cosa que se agradece en viajes largos, la caja de cambios mientras hace su trabajo subiendo las velocidades sin apenas notarlo.

El vehículo cuenta con gran aplomo en carretera, la carrocería tiene un ligero balanceo propio de este tipo de vehículo. Vamos a velocidad legal, por lo que el consumo baja hasta los 8,1 l/100km. En carretera el ASX es un vehículo muy cómodo para viajar, sobre todo porque traduce bien las irregularidades del asfalto, con este modelo no te enteras de los baches. Además si queremos hacer incorporaciones o adelantamientos, el motor de 150cv empuja con fuerza, yo diría que tenemos potencia de sobra en este modelo. A pesar de equipar llantas de 18 pulgadas, éstas no son ruidosas en la rodadura. Si queremos buscarle las cosquillas a este SUV, el modelo japonés responde con firmeza trazando siempre por donde lo queremos llevar. Comienza a caer la noche y se encienden los faros Xenón, la noche se hace de día debido a su potencia de luz.

vista-esquina-wallpaper-Mitsubishi-ASX-220-DI-D-portada-autopasione

Llevamos más de cuatro horas de viaje con el ASX, y no notamos fatiga apenas, es un modelo cómodo, coincidimos con nuestros acompañantes de viaje, que han visto la calidad de rodadura que tiene el modelo. Para este viaje, contábamos con cuatro acompañantes y el maletero a plena carga, de ahí que el consumo se haya elevado un poco.

Llegamos a ciudad, y nos adentramos en casco urbano. Nos gusta  mucho sus dimensiones contenidas dentro de sus competidores, esto nos permite movernos con agilidad, sin tener que preocuparnos de los ángulos del modelo, llegamos a nuestro destino, toca descansar pues al día siguiente tenemos sesión de fotos con el ASX.

A primera hora de la mañana, lavamos nuestro Mitsubishi dejándolo listo para la sesión de fotos. El lugar elegido es una antigua cantera en la parte Oeste de Sierra Nevada. Lo primero que hay que tener en cuenta, es que la unidad probada equipaba sistema de tracción a las cuatro ruedas, es un seguro para la ruta donde vamos adentrarnos, pero ya os adelanto que no nos hizo falta. Si buena es la sensación en carretera, en terrenos de tierra el modelo mantiene el listón, aquí si se nota como el control de tracción actúa de forma habitual para guiarnos por donde marcamos al vehículo con el volante.

La sensación de seguridad se mantiene durante la ruta en tierra. Estamos disfrutando mucho con este SUV, me recuerda a como se deberían sentir los pilotos de competición que tantas victorias han logrado con un Mitsubishi en tierra. Cada vez que tomamos una curva de tierra y notamos una leve pérdida de tracción, es el momento de actuar del control de tracción, él nos lleva donde nosotros queremos. Es un día soleado y el modelo luce esplendido con el techo de cristal que equipa.  Nuestra unidad equipaba cámara de marca atrás que nos ayuda cuando engranamos la marcha atrás y si nos es suficiente también contamos radar de proximidad trasero. Ahora es cuando te das cuenta de que este modelo vale para todo, es cómodo en carretera y si quieres irte de escapada en el campo este japonés es perfectamente válido.  El maletero del ASX tiene unas formas que permiten aprovechar bien el espacio disponible, bajo el mismo tenemos un doble fondo con 26 litros de capacidad adicional donde encontramos el kit de reparación de neumáticos. El maletero tiene 416 litros de capacidad, cifras algo inferiores a la competencia como el SsangYong Korando que tiene 486 litros,  KIA Sportage con 465 litros, o el Nissan Qashqai con 439 litros.

Toca empezar el camino de vuelta, con el recuerdo de cómo se desenvuelve el modelo japonés en el campo. Durante la vuelta, pienso sobre este SUV. Y es que tras conocer el ASX entiendo sus grandes cifras de ventas. Es una realidad la generación “millennials” a la hora de adquirir un vehículo, prefieren un SUV y este es un candidato ideal. De regreso hacia Madrid, comienza a llover de camino, y nosotros tenemos la sensación de que nos hemos encariñado demasiado con este ASX.

Recuerdo el eslogan publicitario de la marca de hace unos años:

Tras conocer a fondo el ASX, puedo afirmar que esta filosofía sigue intacta en la marca, y en este modelo en especial. Es un modelo que nos permite hacer largos viajes de forma cómoda, su motor de origen 100% Mitsubishi nos asegura una respuesta asegurada, la insonorización del habitáculo es muy buena. Esto refleja que es un SUV bien hecho aunque no es un 4×4 puro. Si nuestro día a día va ser la ciudad con el motor 2,2 litros de cilindrada vamos más que sobrados, pues su potencia se entrega casi al momento. Incluso me atrevo a decir que el motor 160 DID es más aconsejable si la ciudad va ser nuestra rutina.

Hemos realizado un total de 1.146 Km con el Mitsubishi ASX, y nos deja con la idea de que es un modelo muy bien hecho, con una calidad excelente de fabricación. En nuestra prueba el consumo no ha bajado de los 6,1 l/100km, un consumo razonable para los 1595 kg que pesa y sus dimensiones de SUV.  El modelo japonés, no es el más avanzado de su segmento, tampoco tiene el diseño más actualizado, no cuenta con opciones de personalización tan de moda actualmente en sus competidores. Y qué más da,  si pensamos en comprar un SUV, la opción ideal para nosotros es este modelo, pues sorprende su comportamiento en cualquier terreno, y su calidad de rodadura.

La unidad cedida, cuenta con el nivel de equipamiento más alto (Kaiteki) y el motor 220 DI-D. Tiene un precio de 30.000€ en el mercado, para nosotros precio más que justificado para adquirir “el rey de los SUVs”.

 

Nota: Vehículo cedido por Mitsubishi España.

Galería Video Mitsubishi


 

Galeria Mitsubishi ASX 220 DI-D:

Anterior

Kia presenta el nuevo crossover híbrido: Kia Niro

Bentley inaugura nuevo concesionario en Madrid

Siguiente

1 comentario en “Prueba Mitsubishi ASX 220 DI-D”

Deja un comentario