Prueba Mitsubishi ASX 160 MPI, formula renovada

| |

Tenemos que remontarnos al año 2010, cuando Mitsubishi entró con el ASX en la batalla de los SUV compactos. Entonces, el mercado de los SUV era joven con pocos rivales del segmento. Actualmente las cosas han cambiado con múltiples rivales. Hasta el presente año el ASX ha sufrido numerosas mejoras para tener un producto actual con una gran aceptación en el mercado. Su última renovación es la que nos ponemos al volante hoy.

Una vez hecha la presentación del vehículo, sacamos el metro para medir nuestro ASX, el resultado es, 4,36 metros de largo, 1,81 de ancho y 1,64 de alto.

Es un rival directo del superventas Nissan Qashqai (VER prueba Nissan Qashqai) y SEAT Ateca, Renault Kadjar…Mitsubishi busca una alternativa mucho más económica que los rivales mencionados.

Exterior

El Mitsubishi ASX ha cumplido la mayoría de edad. Sus líneas, aunque renovadas hace apenas unos meses, permanecen fieles al vehículo de 2010.

Su parrilla delantera, un parachoques y unos grupos ópticos claramente rediseñados, siguen la nueva imagen de la marca buscando una línea similar al Eclipse Cross el hermano mayor de Mitsubishi (VER prueba Mitsubishi Eclipse Cross).

Los faros son halógenos en los tiempos que corren, aunque las luces traseras si cuentan con tecnología LED.

Los elementos cromados abundan en esta generación. Permanecen intactas las formas redondas para dar como resultado un conjunto equilibrado con dimensiones contenidas.

Sus llantas de dimensiones R18 con neumáticos 225/55, le dan un toque moderno.

Interior

Pasamos a su habitáculo para estar bien acomodados. Como regla general tenemos materiales sencillos, pero con una calidad de ajuste superior.

Su interior no ha variado mucho con respecto a la anterior generación.

El puesto de conducción sigue siendo el mismo, ligeramente elevado como todo buen SUV para tener buena visibilidad. Los mandos de conducción, y sistema multimedia están al alcance de las manos.

Las salidas de aire o la palanca del cambio manual, con su característico pomo en forma de trapecio, han sido directamente importadas del Eclipse Cross.

Los asientos en piel y alcántara de mullido blando permiten adquirir una postura al volante cómoda de forma muy rápida.

Las plazas de atrás están a la altura con espacio suficiente, la luz es numerosa cosa que se agradece en trayectos largos.

En el habitáculo se percibe mayor amplitud a pesar de las dimensiones reducidas del vehículo.

Comportamiento

Mitsubishi ha simplificado la oferta del ASX con un solo motor Gasolina. El protagonista es la mecánica 4 cilindros 1.590 cc Gasolina de 117 CV con caja de cambios manual de 5 velocidades.

Durante los primeros metros, ya resulta muy agradable de conducir. Dócil en régimen bajo, donde tendremos que subir en la zona media-alta para tener el empuje (154 Nm) deseado. Le falta algo de potencia cuando vamos con algo más de carga.

Se nota como la marca ha puesto especial hincapié en mejorar la calidad de rodadura. Por ello ha puesto especial énfasis en el aislamiento del habitáculo y la rumorosidad del motor.

A esta sensación hay que sumarle actuación del sistema ‘Auto Stop & Go’ que trabaja muy suave, aunque no es el más rápido de los que hemos conocido. Sobre todo, en ciudad este sistema no es nada intrusivo.

Otro de los puntos a favor es su contenido peso (1.360 kg), por esta razón notamos una conducción tan liviana. El paso por curva es ágil, aunque tendremos que pisar el acelerador algo más si queremos una aceleración real.

Ahora bien, ¿5 velocidades es suficiente?

La marca nipona ha configurado 5 relaciones más largas de lo normal. En autovía a 120 km/h circulamos a un régimen de 3.000 rpm. Es una solución, que en nuestra opinión es muy apta tratándose de un motor “pequeño”.

El bastidor se siente noble, con tendencia a subviraje de forma natural, aunque para eso está el papel de la electrónica que va a actuar sin paliativos. Podremos apurar en los virajes sin temor a reacciones peligrosas los controles nos van a ayudar.

La suspensión sujeta el conjunto bien incluso en curvas cerradas y la dirección es bastante comunicativa.

Como en su anterior generación hemos notado un acabado duro de la suspensión que mitiga bien el balanceo típico de los SUV, esto no hace ganar en seguridad y confianza al volante.

Conclusiones

Tenemos el mismo discurso SUV con distinta formula (precio y fiabilidad). Mitsubishi ASX, un SUV a precio reducido que consigue consumos muy buenos.

Durante nuestra prueba el consumo a tenido una media de 6 l/100km, un registro bastante bueno pensando que hemos circulado siempre con 4 ocupantes y plena de carga.

Otro de los valores que se han mantenid

o es su maletero, con sus 406 litros de capacidad, nos permiten hacer viajes sin temor a nada o casi nada.

Su precio tope de 22.000€ sin descuento te dan una razón más para decantarte por este japonés.

Vehículo cedido por Mitsubishi España.

Galería de imágenes

Anterior

El Aston Martin Vantage se desmelena, llega su versión Volante

SEAT tendrá su propia moto eléctrica

Siguiente