Prueba Lexus LC 500h, Elegancia Híbrida

| |

Siempre, los coupés de dos puertas han despertado interés en el mercado del automóvil. Los vehículos dos plazas japoneses han representado lo mejor de un país despertando pasiones y seguidores por todo el mundo. Con vosotros os presentamos la prueba Lexus LC 500h, Elegancia Híbrida

Mientras me traslado hasta la sede de Lexus Madrid en la Avenida Burgos para recoger la unidad de pruebas, intento hacer un ensayo mental de la historia de la marca japonesa, (VER prueba Lexus CT 200h) es inevitable pensar en el Lexus LFA, del cual comparte sede de fabricación, Motomachi, Japón.

La firma nipona, ha conseguido llevar a la calle un prototipo, sin apenas cambios, presentado en el salón de Ginebra de 2013 –Lexus LF-LC- y convertirlo en su referente de diseño y tecnología.

Nos esperaba un precioso Lexus LC 500h Sport+ en color exterior “rojo Sonic” -1.300€ extra-. Con llantas de aleación de 21” que calzan neumáticos de medidas 245/40 R21 delante y 275/35 R21 detrás.

En imágenes se ve potente y agresivo, con 4.77 metros de  largo, 1.92 metros de  ancho, 1.34 metros de alto.

Es difícil encontrar competidores similares, pues nuestro candidato es el único híbrido. Si olvidamos este aspecto, podemos pensar en un Porsche 911, Jaguar F-Type, Maserati GranTurismo (VER prueba Maserati GranTurismo), o BMW i8.

Exterior

Lexus es un verdadero artista diseñando vehículos, nuestro LC 500 es su mejor exponente.

Es un coupé que prescinde de alerones inmensos y elementos que puedan romper la estética. Cada línea es soberbia en su trazo y ejecución.

La carrocería están repleta de formas, los detalles abundan en cada centímetro con el objetivo de ganar personalidad al conjunto.

¿Estamos ante un vehículo del futuro? Sus líneas hablan por si solas.

 

El frontal del LC 500h significa un paso más allá sobre la parrilla en forma de malla 3D típica de Lexus. Su tamaño impone al verlo desde casi todos sus ángulos.

Los faros con función de luz diurna reflejan la forma de “L” (VER prueba Lexus CT 200h), estos sirven de cierre sobre conjunto con luz principal triple LED. Las luces caen de forma vertical de forma descarada con toques gris metal.

El capó delantero es muy horizontal, largo y afilado, con un voladizo de 920 mm.

La zaga del vehículo, se caracteriza por la caída pronunciada del techo trasero, su silueta baja y achatada le da un aspecto muy llamativo. Las puertas reflejan una ligera curvatura hasta su cierre.  El techo está acabado en fibra de carbono.  Su paso por el tren trasero, se ensancha de forma proporcionada para dar cobijo a las grandes llantas.

Me llama la atención sus espejos retrovisores de gran tamaño, gracias a ellos, tendremos algo más de visibilidad para ser un coupé.

En la trasera, hay más magia si cabe: el LC  500h dispone de un conjunto de ópticas que se extienden en forma vertical de nuevo y combinan un plástico cromado, que para mi gusto no va en consonancia con el resto.

Es como si estuviera sacado de un cuadro de Dalí, con formas que se derriten y caen verticalmente de forma sugerente.

Tenemos un difusor y un alerón activo para ayudar a controlar el flujo de aire durante la conducción.

Este alerón es un elemento que equipa nuestro acabado –Sport+- y que supone un plus de 10.000€ extra sobre el modelo base. Este acabado incluye (sistema de dirección a las cuatro ruedas, diferencial trasero autoblocante, alerón trasero retráctil y llantas de 21 pulgadas).

Tenemos doble salida de escape, que realmente ubican dos salidas que proviene del motor.

En Madrid,  la gente está acostumbrada a ver vehículos de alta gama, pero en nuestro caso hasta el último niño gira la cabeza cuando nuestro LC 500h pasa por las calles. El diseño, del modelo japonés, tiene un aspecto espectacular. La mayoría de las veces, la gente espera escuchar un motor ronco y sonoro, pero sorprendentemente vamos en modo 100% eléctrico.

Interior

Encontramos un habitáculo con el mismo lenguaje de diseño que su exterior. Su interior es de piel y alcántara de color camel, que para mi gusto no realza bien el carácter deportivo del vehículo.

Todos los trazos convergen en un puesto de conducción deportivo. Esta sensación está provocada por un centro de gravedad muy bajo. El LC tiene unas butacas en piel que sujetan muy bien el cuerpo. Además el apoyo lumbar y sujeción lateral es optima. Sin embargo, además de tener un corte deportivo, son cómodos y acogedores.

Ante mi, tengo un volante de bastante grosor combinado con piel perforada y levas del cambio integradas realizadas en magnesio. El objetivo es hacer del conductor, el protagonista de esta escena.

Detrás, encontramos un cuadro de instrumentos inspirado en la aviación, con un gran tacómetro central como protagonista.

Es difícil mostrarse indiferente frente a la disposición del puesto de conducción, donde todo gira en torno al conductor.

En el frontal convergen líneas hasta llegar a un reloj analógico.

El Lexus LC incluye un equipamiento que hace honor a su nombre, aunque entraremos en más detalles en el análisis tecnológico de pasión-e, nuestra sección de tecnología. (VER Pasion-e Lexus LC 500h)

Los paneles de las puertas, salpicadero y consola central,  cuentan con elementos decorativos realizados por un artesano japonés.

Estamos ante un interior en configuración 2+2 que ofrece un nivel de calidad de materiales y ajustes superiores en su categoría.

El Lexus LC tiene cuatro plazas disponibles, aunque las plazas traseras son demasiado pequeñas y tienen un espacio muy reducido incluso para llevar personas de baja estatura.

Comportamiento

El deportivo supremo de Lexus emplea un propulsor híbrido de 359 CV de potencia combinada, gracias a la unión de un propulsor 3.5 V6 atmosférico Gasolina de 299 CV y un motor eléctrico de 169 CV apoyado por unas baterías ubicadas bajo el maletero.

La potencia es transmitida a las ruedas traseras, lo que respeta los cánones de un GT puro, motor delantero-tracción trasera.

El deportivo nipón estrena como novedad un nuevo sistema de transmisión denominado Multi Stage Hybrid System, con 10 relaciones de velocidad. Sinceramente mejora mucho el carácter artificial de las cajas de cambios de los híbridos.

Los primeros metros a bordo del LC, se hacen de forma silenciosa. El motor eléctrico impulsa el vehículos hasta los 25-30 km/h donde entra en juego el motor de combustión.

El motor eléctrico servirá en este caso para impulsar nuestro modelo durante los primeros metros, y para aportar un extra de “push” cuando queremos acelerar a fondo. Además nos ayuda contener mucho el consumo en zonas urbanas.

La suavidad puede variar gracias a los programas de conducción: ECO, Confort, Sport, Sport+. Cada modo de conducción, busca el menor consumo, los cambios de relación se producen a muy bajo régimen y el motor busca ir en régimen bajo como regla general, a no ser que se demande mayor esfuerzo con el pie del acelerador donde el cambio reduce dos velocidades y el empuje de nota.

El resultado es muy superior a cualquier otro sistema híbrido visto en otro modelo de Lexus, (VER prueba Lexus IS 300h F-Sport).

El diseño del nuevo Multi Stage Hybrid System consigue una experiencia de conducción satisfactoria en conducción deportiva, aun así las levas fijadas en el volante, siguen percibiéndose algo forzado a la hora de cambiar.

La dirección esta muy bien conseguida, es directa y precisa. Transmite bien lo que ocurre en el asfalto y su dureza es ideal.

La mayoría de la prueba se ha realizado en Modo Eco, donde el sistema prioriza la velocidad más alta y las reacciones del acelerador son suavizadas.

A pesar de llevar el lema híbrido, del cual siempre es tachado de relajado, podemos afirmar que el Lexus LC 500h puede tener un comportamiento deportivo, pero a la hora de hablar de verdaderas sensaciones, esta a un paso por debajo debido a su caja de cambios, que es suave y funciona bien, pero a la hora de buscar un comportamiento rápido y decidido resulta artificial y lento en su uso.

La primera emoción de la mañana vino al seleccionar el modo Sport+, queremos poner en marcha al animal de más de 300 cv que llevamos bajo el capó delantero.

Acelerar a fondo se convierte en una experiencia satisfactoria, pues obtenemos un empuje de 380 Nm desde muy bajo régimen. Este japonés tiene mucha planta y se agarra como una lapa al suelo. Hay que tener cuidado con la velocidad, pues en carretera se lanza como un misil sin tener en cuenta los radares de velocidad.

Prometo aguantar y no cambiar hasta que la aguja del tacómetro entre en zona roja, pero el cambio actúa al llegar a las 7.000 rpm, al menos esa es la información que me indica ya que las sensaciones son diferentes.

La parte alta del cuentavueltas convierte a este LC 500h  en un coche altamente emocionante. Nadie diría que es un deportivo nato pero es emocionante en reacciones y concesiones.

La electrónica actúa cuando es necesario, es difícil hacer perder tracción al tren trasero. De hecho me sorprende ver el buen resultado, recuerda sus 2060 kg de peso quedan repartidos en un porcentaje 52/48%.

Comienzo a afrontar los primeros giros, sorprendentemente desde la primera curva, se muestra demasiado ágil, sin sentir ninguna desviación del eje delantero.

Cada trazada es realizada de forma precisa y eficaz. El balanceo al tomar las curvas es inexistente y ya me he olvidado de los deportivos de antaño, pues este LC 500h devora la carretera a su paso.

Es un híbrido y me gusta de verdad!!

Y si después llegas demasiado rápido a cualquier curva no hay motivo para que salten las alarmas: tenemos un equipo de frenos con 6 pistones en las pinzas delanteras, en las traseras monta 4 pistones. Frenan muy bien, sin fatiga ninguna, con un tacto casi ideal. Como en todo hibrido a la hora de soltar el acelerador, regenera las batería, pero en el caso de nuestro invitado, esta sensación está muy mitigada.

Increíble, acelero a fondo en pleno apoyo en una curva sin miedo a perder tracción ni la trayectoria gracias a su eje trasero direccional. Se nota!! Como trabaja cada vez que giro el volante para meter la trasera donde quiero. Es un plus de tranquilidad. Otros de los secretos de su buena pisada, son los neumáticos Michelin Pilot Sport, que agarran bien.

 En este momento, saco a relucir sus kilos de más, es el peaje que paga este vehículo por equipar un sistema hibrido con baterías que aumentan su peso en las bascula.

 

Las rectas desaparecen en cuestión de segundos, pero si te detienes ante alguna un poco más larga, el cuentakilómetros subirá más de lo deseado.

¿Cuál sería el escenario perfecto para probar el gran deportivo de Lexus?

Imagino que su hábitat natural es la zona costera, donde abundan las villas junto al mar y las fiestas glamurosas. Nuestro invitado no solo luce glamour y estilo sino que responde de forma sobresaliente si nos apetece escaparnos a un puerto de montaña.

Podemos asegurar que este LC 500h puede usarse a diario, con un plus de emociones fuertes.

Conclusiones

El Lexus LC 500h es uno de los vehículos más elaborados en diseño que hemos tenido en #garajeautopasione. Su conducción sin ser un vehículo de comportamiento racing, tiene una gran dosis de emociones gracias a su puesto de conducción, calidad de rodadura, y respuesta noble de su mecánica hibrida. No es el que más acelera, ni el que más corre de su segmento, pero si es el que más admiración deja a su paso.

Su comportamiento es intachable, con un chasis soberbio capaz de responder ante cualquier situación, de hecho, la marca japonesa equipa este LC con un motor V8 que seguro saca a relucir su vena “petrolhead”.

Es uno de esos vehículos  que no olvidas una vez que lo ves, llamando la atención allá por donde va.

Es el típico deportivo, que tenemos como modelo a escala en una estantería.

Durante la prueba, el consumo ha rondado siempre los 12 l 100/km, un resultado mas que bueno dentro de un superdeportivo de 2.000 kg.

El maletero tiene 172 litros de capacidad,  su capacidad se ve mermada por la ubicación de las baterías del sistema hibrido.

Podemos afirmar que este LC 500h es un gran GT, que propone una forma distinta de cómo hacer un deportivo, con un propulsor hibrido. Y lo que es importante en tiempos actuales, nuestro invitado tiene la calificación ECO que nos permitirá circular en escenarios de tráfico reducido.

Su precio de 130.000€, lo coloca frente a muchas alternativas, algunas mas potentes, pero difícilmente con un diseño tan extraordinario y calidad.

Agradecemos a Lexus España, la cesión de la unidad de pruebas.

Galería de imágenes

Etiquetas
Anterior

Prueba Peugeot 5008 1.5 130 Cv BlueHDI, el perfecto familiar

pasion-e a bordo del ultradeportivo de Lexus, LC 500h

Siguiente