Prueba Infiniti QX30, mejorando lo presente

| |

Tras la prueba #garajeautopasione hace unos meses del Infiniti Q30 (ver prueba) por parte del equipo de Autopasione, teníamos muchas ganas de hacer lo mismo con su hermano 4×4, el QX30. Este segmento de los CrossOver cada vez tiene más participantes, y por lógica, la competencia crece de la misma manera.

Exterior

La diferencia con su hermano el Q30, se centra básicamente, en cambiar la altura libre respecto del suelo, 20.2 cms, unos 4 cms más alto que el modelo compacto.

Los pasos de rueda están más marcados. Por lo demás su exterior es casi idéntico. Cintura lateral elevada, parrilla frontal en forma de nido de abeja con esos bonitos faros delanteros a ambos lados. Las dos colas de escape cromadas.

Está claro que la marca no ha querido arriesgar, y es que para que, si el Q30 es un modelo con diseño fresco y bonito, hagámoslo igual pero más alto y con tracción total.

Mide 4,42 metros de longitud, 1,81 m de anchura y 1,51 m de altura por lo que sus rivales directos con el Volvo XC40, BMW X2 o por su puesto, el Mercedes Benz GLA con el cual comparte plataforma y otros muchos elementos.

Interior

La unidad probada tiene un acabo Premium Tech, la equipación de esta unidad es muy extensa.

Desde asientos en piel calefactados y eléctricos, hasta techo panorámico, cámara de visión trasera, alerta de cambio involuntario de carril o control de crucero, entre otras muchas opciones. No le falta de nada y dudo que nadie eche de menos equipación alguna.

Se nota la colaboración con Mercedes Benz, tanto el cuadro de instrumentos cómo el volante o la botonera multifunción, las podemos encontrar en el CLA (ver prueba Mercedes Benz CLA Shooting Brake).

La calidad de los materiales de este acabado, están a un nivel excelente.

El cuero y tacto del volante o la piel de los asientos. El salpicadero recubierto en piel por completo. Tanto el techo como los pilares forrados en alcántara. Todo ello le confiere un aspecto visual al más altísimo nivel, no en vano, estamos ante un modelo de una marca Premium complementado por la dotación más completa disponible.

Comportamiento

De nuevo, se nota que Mercedes ha trabajo conjuntamente con el equipo de Infiniti.

En está ocasión, tenemos entre nuestras manos la conocida mecánica 2.2 diésel 4 cilindros de 177 cvs (como alternativa gasolina, existe un motor 2 litros turbo de 211 cvs) y que monta tanto el Clase C como el CLA. A esto le sumamos el cambio automático de 7 velocidades. Un tándem excelente para este tipo de coche y el uso que se le supone, incluidas, ligeras salidas a pistas de tierra. El cambio casa a la perfección con el espíritu de su mecánica.

Un motor un pelín rumoroso en frío, durante los primeros instantes tras ser puesto en marcha, pero que en pocos minutos nos damos cuenta de que se ha suavizado y se torna bastante agradable a pesar de ser un 4 cilindros diésel.

El consumo de esta mecánica siempre nos ha sorprendido en todos los coches que la hemos probado. En uso meramente urbano con atasco, se conforma con 8 litros a los 100, sin embargo, en autovía a ritmos legales baja de 5.5 con litros a los 100. Excelente para su cubicaje y prestaciones.

El comportamiento, como ya nos pasó en la prueba de su hermano el Q30, nos ha parecido muy noble y muy confortable.

Fácil y cómodo de manejar en el ámbito ciudadano, a ello contribuye el tacto y amplio radio de giro de su dirección. Lo apoya la comodidad de tener una caja de cambios automática en un entorno rodeado de atascos, semáforos y retenciones.

Rodador incansable en carreteras de tipo autovía, se le siente muy seguro y aplomado. En carreteras de curvas no se encuentra tan cómodo, pero aun así aprueba y con nota en estos recorridos. En los cambios de apoyo, el coche inclina bastante menos de lo que cabría esperar por configuración y la altura de su carrocería.

Conclusión

No podría ser de otra manera, tras la prueba del Q30 con su escaso 1.5dCI y el buen sabor de boca que nos dejó, este QX30 con una estética SUV que tan de moda está y con ese magnífico motor que nunca nos decepciona tenía que gustarnos, lo teníamos casi claro antes de ponernos a sus mandos y así ha sido.

Bien es cierto, que ese plus de la tracción 4×4 o sobrelevación de la carrocería, rara vez será aprovechado, aunque por concepto y público objetivo, no sería raro que a más de un cliente de este “todocamino” le saque de algún apuro en algún desplazamiento invernal a la sierra.

Galería de Imágenes

Etiquetas
Anterior

pasion-e a bordo del ultradeportivo de Lexus, LC 500h

El Mercedes-Benz One llegará a España

Siguiente