Autopasione Aniversario

Ya está con nosotros el nuevo compacto de Mercedes-Benz. El nuevo Clase A 2018 mejora en todo o casi todo, para posicionarse a la vanguardia en tecnología. La suspensión, aislamiento del interior y asistentes de conducción han sido modificados para dar lo mejor de la marca de la estrella. En #garajeautopasione tenemos la prueba del Mercedes-Benz Clase A 200, el coche fantástico.

En cuanto a dimensiones crece un poco, 4.4 metros de largo, 1.7 metros de ancho, 1.4 metros de alto. Está en la media de los competidores en el segmento C.

Exterior

La unidad cedida estaba pintada en un precioso color blanco polar que resalta con las llantas bitono. Monta unos neumáticos de dimensiones 225/45 R18 -1.106€-

A nivel estético, gana protagonismo su parrilla frontal con faros estilizados hacia los laterales, herencia de su hermano mayor CLS (Ver presentación Mercedes-Benz CLS).

Estos son de tecnología MULTIBEAM LED, que alumbran muy bien. Su frontal es prominente en comparación con el resto del vehículo, de hecho, si los vemos desde lejos destaca mucho en comparación con el resto de la carrocería.

Se ve más bajo en cintura y espacio acristalado. El pilar C es más recto, lo que consigue recortar su parte posterior. Su trasera para mi gusto no esta tan trabajada como la parte delantera. Sus faros me recuerdan al Toyota Yaris y los embellecedores del difusor son meramente estéticos, ya que los escapes están ubicados en el suelo del vehículo.

Interior

En su habitáculo nos reciben dos enormes pantallas de 10,25 pulgadas. Es lo primero que se ve desde que abro la puerta.

El nuevo Clase A tiene un salpicadero muy vertical, moderno y simple. Con ausencia casi de botones. Para saludarte “Hey Mercedes” es la palabra clave para comunicarse con su sistema multimedia MBUX  (siglas de Mercedes-Benz User eXperience).

Es algo similar al sistema Siri de Apple y Alexa de Amazon, pero pensado en las funciones del vehículo y desarrollado por Mercedes-Benz. Puedes decirle que suba la temperatura del climatizador, cambie de emisora, modificar la luz de ambiente o ir a un destino, como si fuera el coche fantástico.

Los asientos en forma de baquets son cómodos y recogen bien. El volante de nueva factura incluye sensores similares a los de un Iphone para poder manejar ambas pantallas. Achatado en su parte inferior, tiene un tacto idóneo para conducir.

Me encanta el sistema de iluminación que tiene, incluso se puede personalizar las salidas del aire del climatizador. En cuanto a dimensiones hemos percibido mayor amplitud que su modelo antecesor, quizá se deba a la nueva arquitectura del salpicadero y puertas. Las plazas traseras están en la media de su categoría con bastante más espacio para la cabeza.

El equipamiento tecnológico del Clase A es abundante, servofreno de emergencia  ATTENTION ASSIST, sistema de señales acústicas y visuales para mantener la atención al volante, detector de ángulo muerto en los retrovisores, alerta de cambio de carril con capacidad de girar el volante y corregir el vehículo, sistema de aparcamiento semi automático PARKTRONIC

Comportamiento

El A 200 monta una mecánica Gasolina 1.333 cm³ de 163 CV. Destaca por su suavidad y sigilo. Al ser un motor de baja cilindrada, la potencia la encontramos en su régimen alto sobre todo desde 3.000 rpm hasta las 5.200 rpm, donde sacaremos el mayor jugo del modelo alemán.

Se nota el trabajo de Mercedes en el chasis que minimiza vibraciones y asperezas de asfalto, filtrando bien incluso en tramos de pavimento en mal estado.

Hemos combinado autovía en buen estado con carretera nacional y asfalto irregular. El Clase A tiene buen aplomo, encontrando demasiado asistida su dirección incluso en el modo Sport. Da igual que vayas a alta velocidad, la información que transmite es de absoluto control, trasladando bien lo que sucede entre ruedas y asfalto.

El compacto de Mercedes se siente ágil, pues a pesar de ser mayor en dimensiones que la versión anterior, es más ligero en peso con sólo 1.355 kg.

Como ya nos tiene acostumbrados la marca de la estrella, tenemos disponibles varios modos de conducción -Individual, Eco, Confort, Sport- que modifican desde la dirección, respuesta del motor, caja de cambios o Start/Stop.

Siendo un vehículo dinámico de reacciones y rápido al cambio de dirección, aconsejamos incluir el Paquete AMG, para ganar firmeza en la suspensión. Nuestra unidad no lo llevaba y en combinación con el motor gasolina es algo que agradeceros a la hora de afrontar carreteras sinuosas.

A velocidad de crucero una de las cosas que más me llamó la atención fue su sistema de desconexión selectiva de cilindros, 2 y 3 en función de la aceleración en un régimen comprendido entre las (1.250-3.800 rpm)

Lo hemos probado asociado al cambio automático 7G-DCT, con levas en el volante. Es uno de los elementos que más nos ha gustado en la prueba, gracias a su rapidez, suavidad y eficaz en su entrega de par.

Conclusiones

Nos quedamos con buenas sensaciones tras probar el nuevo Clase A de Mercedes. Nos gusta, al ser un vehículo de 4 metros fácil de conducir y seguro. Sus nuevos sistemas de ayuda a la conducción te hacen pensar que la nueva Era ha llegado.

En cuanto a consumos nos moveremos en torno a los 8 l/100 km, algo por encima de lo declarado por la marca. Su maletero es amplio con una entrada de carga generosa, y 370 litros de capacidad.

 

El precio de partida de esta versión es 33.657 €, cantidad que hay que pagar para tener el “coche fantástico” del presente.

Agradecemos a Grupo Itra Concesionario Oficial Mercedes-benz la cesión de la unidad de pruebas

Galería de imágenes

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here