Prueba BMW Serie 3, todo pasión, tecnología y deportividad

| |

BMW Serie 3, nacida en 1975, esta icónica berlina se reinventa en su séptima generación con la más avanzada tecnología para ser testigo de la constante evolución de este modelo y satisfacer al más exigente de sus conductores.

 

 

Exterior

Su lenguaje de diseño nos ofrece un intenso diálogo de la deportividad, fuerza y elegancia para dar forma a su musculada, refinada y futurista carrocería.

Todos sus elementos han sabido reinterpretarse para ofrecernos la berlina de siempre con un diseño como nunca.

Comenzamos con su frontal, de lado a lado ha sido dibujada una suave línea que divide la verticalidad de su paragolpes con el ascenso hacia el capó, de esta forma la parrilla está presente en ambos planos y ha tenido una gran negociación con los elementos con los que convive para ganar en tamaño, y con el cromado como material para cubrir su contorno.

Su nuevo diseño y dimensiones permiten que queden en una sola pieza sus habituales riñones, a la vez que se ha aprovechado su zona central se ha camuflado su cámara de aparcamiento frontal (Equipamiento opcional).

Ambos riñones son testigos de la nueva inclusión de la parrilla activa que ya hemos visto en sus hermanos mayores de BMW. Gracias a ella permitirá la apertura o cierre de sus lamas al flujo de aire según se requiera, lo que permitirá la refrigeración en el momento óptimo según se requiera… a la vez que contribuye activamente a la eficiencia aerodinámica de su carrocería.

Como compañero de parrilla y gracias al tamaño de ésta, sus nuevas ópticas quedan en perfecta simbiosis con el frontal, haciendo gala de un diseño más refinado al que se le ha añadido un notch que dinamiza y da un toque distintivo al contorno inferior de los faros.

 

 

Ya de serie incorpora iluminación con tecnología Led, pudiendo optar de por iluminación adaptativa con tecnología Láser.

Su vista de perfil materializa una evolución en los trazos que destacan una armoniosa y elegante figura con un toque sutil musculoso, lo que podríamos definir como una silueta fitness.

En ella encontramos 3 líneas diferenciadas que nacen en la aleta delantera y recorren su figura hacia la parte trasera, donde dejarán protagonismo a una marcada línea que se esculpe a la altura de sus manillas traseras y va a desembocar a sus nuevos pilotos traseros.

Pero antes de llegar a ellos, nos hemos encontrado con otro elemento que no ha podido faltar a la sinfonía de líneas de su carrocería, la curva hofmeister, un elemento que generación tras generación desde su nacimiento hace acto de presencia en el Serie 3 y en otros modelos de fabricante bávaro.

Y llegamos a su zaga, en ella BMW hace gala de su nuevo lenguaje de diseño con unas renovadas ópticas con tecnología láser en un conjunto que podríamos definir como futurista, elegante y refinado… sin olvidarnos de la deportividad que sugieren sus colas de escape situadas en ambos extremos.

Si buscas una imagen más contundente y deportiva podrás optar por el montaje de elementos disponibles en el catálogo M Performance, como paragolpes deportivos M, alerón…

En el caso de la unidad probada, cuenta con paquete M para completar su equipamiento. Lo primero que apreciamos estéticamente son unos paragolpes delantero y trasero con detalles que marcan su musculosa figura, llantas de mayor diámetro, frenos y suspensión deportiva, asientos y volante deportivos… la lista es bastante extensa y magnifican las cualidades ya apreciadas desde el modelo base.

 

Interior

Nos dirigimos ahora hacia sus plazas delanteras, aquí nos damos cuenta que del renovado lenguaje de diseño del interior al servicio de la comodidad y confort de sus ocupantes.

 

El diseño de los controles a disposición de los ocupantes de las plazas delanteras ha sido rediseñado íntegramente junto con una dosis generosa de tecnología para sus ocupantes.
Frente al conductor encontramos un panel digital que nos muestra toda la información necesaria con animaciones en 2D y 3D.

De esta forma BMW abandona las esferas habituales para concentrarse en diseños potencialmente más en sintonía con la visualización de elementos ajenos al estado del vehículo.

Junto a ella, dispone de otra pantalla aliada en su parte central que con un tamaño mayor está dirigida a la visualización y ajuste de múltiples aplicaciones como la navegación, música, configuración al detalle del vehículo, teléfono…

Este nuevo sistema digital emplea el sistema operativo BMW 7.0 que permite la navegación con su interfaz mediante entrada táctil, selector iDrive, gestual y mediante voz.

Son estas dos últimas formas de interactuar con su sistema las que más llaman la atención tanto por su novedad, como por su implicación… ya que ambas formas abogan por la seguridad al volante.

Acciones como rechazar una llamada, bajar el sonido de una canción, o cambiar de track/emisora de radio pueden hacerse con sencillos y rápidos gestos que eviten interrumpir la concentración en la carretera.

En la zona delantera encontramos climatización digital bizona, que como novedad podremos activar mediante la voz. Así es, y es que el nuevo BMW Serie 3 trae un asistente personal con el que podrás usar tu voz para múltiples finalidades, desde iniciar una llamada, hasta bajar las ventanillas…

Podrás personalizar con el nombre que prefieras a su asistente (por ejemplo, BMW) para dirigirte a él y decirle “BMW, tengo frío”; automáticamente subirá la temperatura del climatizador. La lista de órdenes es bastante extensa y seguro que la evolución en su software hace posible que en un futuro cercano aumenten las funcionalidades y servicios que puedas gestionar con la voz desde tu BMW.

En materia de seguridad su asistente también tiene un papel clave, y es que si le decimos a nuestro BMW “estoy cansado” activará la ventilación, te propondrá canciones para escuchar… y si es él quién lo detecta mediante su sensor de frecuencia de parpadeo, actuará con todas las acciones a su alcance por lo que quedarse dormido al volante será algo “del siglo pasado”.

El nuevo BMW Serie 3 es todo un alarde de tecnología, pero también de diseño y es que quizás su dueño se deleite con el detalle del tapizado y remates que se dan cita a lo largo de las plazas delantera y traseras… y es que su interior no es sólo sinónimo de apariencia a prenda hecha a medida, sino del constante esfuerzo y evolución de BMW por imprimir el carácter premium de sus vehículos.

Es al analizar estos elementos donde tacto, vista y oído nos hacen darnos cuenta del nivel de esta berlina.

Personalmente, y al margen de todas las novedades y sorpresas tecnológicas que encierra el nuevo Serie 3, creo que uno de los aspectos que más sorprende al subir a uno de los modelos de BMW, es el sonido de sus puertas al cerrar, es un sonido agudo y sólido fruto de los materiales empleados y del trabajo de diseño.

Y es que ese diseño hace que algunos estudios de sonido desearan la acústica de su interior… así que ya puedes imaginar la calidad que vas a encontrar al escuchar tus canciones favoritas desde su equipo de altavoces de serie hasta los opcionales de Harman Kardon.

Al abrir las puertas traseras nos encontramos con un detalle del remate de la curva hofmeister integrado en su carrocería, mientras apreciamos el espacio disponible en las plazas traseras que ha ganado algunos centímetros gracias a la plataforma CLAR que por primera vez se aplica al Serie 3.

Esta plataforma se emplea en distintos modelos con tracción trasera o xDrive del fabricante alemán, como por el ejemplo el Serie 8 o el X7.

Entramos a sus plazas traseras, donde, nuevamente, una vez acomodados tendremos una experiencia de confort propia de un vehículo de esta clase.

Su zona trasera se divide en 3 asientos, en configuración 40:20:40, de mayores dimensiones en los extremos (ambas incluyen sendos fijadores isofix), y  un asiento central de proporciones más contenidas. Todos ellos disponen de su respectivo reposacabezas.

Cuando la plaza central no se esté utilizando, se puede abatir el asiento central para hacer aparecer un cómodo reposabrazos con soporte ocultable para bebida.

Los ocupantes de las plazas traseras podrán disfrutar de detalles como la climatización digital independiente para esta zona, doble salida de USB tipo C y toma de corriente de 12 voltios.

Opcionalmente se pueden escoger calefactables los traseros, con ajuste individual también desde la consola central. Accedemos a su maletero mediante su pulsador o con la llave remota.

Dispone de una capacidad de 480 litros en el que se ha aprovechado hasta los huecos de los pasos de ruedas para localizar dos zonas portaobjetos de pequeñas dimensiones con retención mediante redes.

El espacio disponible puede ampliarse abatiendo de forma libre sus 3 asientos de las plazas traseras, algo que nos ayudará su configuración independiente mencionada.

Su portón trasero puede montar como opción el accionamiento automático para cerrar el maletero.

 

Comportamiento

El nuevo Serie 3 está disponible con distintas motorizaciones: gasolina, diésel y previsiblemente en Julio vendrá una versión híbrida (330e)

Actualmente el Serie 3 está disponible con motor gasolina con una motorización de 1998 cc y 258 cv (con caja de cambios automática Steptronic), mientras que con motor diésel nos encontramos dos versiones que equipan un motor de 1995 cc y 190 cv; una de ellas ofrece la habitual tracción trasera (con elección de caja de cambios manual o automática) y la otra ofrece tracción xDrive (sólo disponible con caja automática Steptronic).

La unidad que hemos probado es el 330i equipado con una deportiva caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades y con paquete M Performance. Dicho paquete se traduce en diferentes elementos opcionales que complementan su equipamiento.

La nueva generación del Serie 3, nombre en código G20, el 330i equipa un motor de 4 cilindros en línea y 2 litros de cubicaje que rinden 258 caballos.

 

 

Gracias a la prueba en un lluvioso y gris día en Madrid, hemos puesto la nota de color del nuevo Azul Portimao de nuestro modelo. Se trata del nuevo color para el Serie 3 elegible como opción únicamente con el paquete M Sport.

Lo primero que notamos al arrancarlo es la suavidad de su motor y cómo cobran vida las agujas digitales de su cuadro.

Comenzamos la toma de contacto con un reto de ciudad, salir de un estrecho aparcamiento del centro de Madrid.

En este punto entran en funcionamiento de forma alternativa sus cámaras delantera y trasera según la marcha seleccionada, junto con sus sensores de aparcamiento, asistente lineal y una visión 360.

Su excelente maniobrabilidad junto con estas ayudas a disposición del conductor lo convierten en tarea sencilla a pesar de los 4,7 metros de longitud de esta berlina.

Adicionalmente, BMW estrena el sistema de asistente marcha atrás. Gracias a éste, el nuevo BMW Serie 3 grabará hasta 50 metros de recorrido realizado a velocidades inferiores a 35 Km/h para permitirnos deshacerlos marcha atrás.

Esta ayuda es perfecta para muchas situaciones en las que los obstáculos o incluso una iluminación del entorno defiente supongan un impedimento al realizar esta maniobra.

 

El rodar por las calles de la ciudad nos proporciona detalles sobre su suavidad, control y nobleza … cuando quieres que así sea… porque con 258 caballos de potencia y 400 nm de torque su empuje no tiene contemplaciones; aunque lo que si tiene es todo un alarde de control.

La unidad probada también equipa head up display con el que mostrarnos datos relativos a navegación, señales de velocidad máxima y la velocidad actual. Su proyección se realiza sobre la luna delantera y goza de una excelente nitidez por lo que su utilidad y relevancia lo convierten en un extra recomendable.

Madrid es un escenario perfecto para la toma de contacto, pues los múltiples baches, diferentes pavimentos, elementos como alcantarillas y rejillas, y las múltiples rotondas, nos devuelven unas excelentes sensaciones hasta con el firme mojado.

El comportamiento de la caja de cambios Steptronic nos ofrece una rápida respuesta con un comportamiento muy suave. Gracias a sus 8 relaciones permite una conducción eficiente en cualquiera de sus 3 modos de conducción Eco Pro, Comfort y Sport.

El consumo de combustible es muy racional para la potencia que nos ofrece y se sitúa alrededor de los 6 litros a los 100 Km.

 

Esta generación del BMW Serie 3 supone un nuevo e importante hito en la historia de esta berlina.

La técnica, estética a la que nos tenía acostumbrados el fabricante alemán ha sido completada con la inclusión de la más avanzada tecnología, por lo que ahora más que nunca, permitirá adaptarse a los más diversos estilos de vida.

Personalmente creo que el comportamiento dinámico, su suavidad al volante, tacto de la suspensión, la insonorización interior y el consumo del motor serán puntos que te encantarán.

Adicionalmente a la potencia y torque de su motor, cabe destacar la posibilidad de enganche para remolque. Gracias a ello podremos llevar de un remolque con freno de hasta 1600 Kg (hasta 750 Kg sin freno).

Anotamos la fecha del mes de Julio en el calendario en la que BMW nos propone una cita más con esta nueva generación.

Y es que previsiblemente en el mes de Julio verán la luz dos nuevas versiones: la versión híbrida del Nuevo Serie 3 (BMW 330e) y la versión con motor gasolina más potente para esta berlina (BMW M340i) que lo llevarán a adoptar un propulsor de 3 litros de cubicaje y 6 cilindros en línea que prometen una potencia de 374 cv y un torque de 500 Nm.

 

Vehículo cedido por BMW España,  en bmwpassiontech.

Galería de imágenes

Anterior

Tesla Model S 100D, (2ª parte) comportamiento

pasione redescubre al ángel de la guarda del Tesla Model S (3ª parte)

Siguiente