Probamos el Maserati Quattroporte Diesel

| |

Un día soleado, cerca del mar y camisa de estilo italiano, son los ingredientes ideales para pasar una tarde, pero todo esto no tiene sentido, sino contamos que autopasione en esa magnífica tarde tuvo en exclusiva una berlina de esas que giramos la cabeza cuando vemos pasar por la calle.

Hablamos del Maserati Quattroporte, una berlina que tiene una longitud de 5,26 metros, el Quattroporte es de mayor tamaño que el Audi A8 (5,13 metros), el BMW Serie 7 (5,08 metros), el Jaguar XJ (5,12 metros), el Lexus LS (5,09 metros) o el Mercedes-Benz Clase S (5,12 metros). De hecho, está mucho más próximo a las versiones de batalla larga de estos modelos, que van de los 5,21 metros del Serie 7 L y el LS Largo hasta los 5,26 metros del A8 L. Nada más verlo aparcado imponen sus líneas fluidas y afiladas que se orientan hacia un morro dominado por la gran parrilla que tiene como sello distintivo el tridente de la casa italiana. Sin olvidar las tres entradas de refrigeración laterales, junto a los pasos de rueda o que las ventanillas no tienen marco lo que nos recuerda ese aire deportivo de Maserati.

 autopasione autopasione Pruebamos el Maserati Quattroporte Diesel4

Para esta ocasión tuvimos en nuestras manos la versión diésel que sirve de acceso a la gama, y que tiene 275cv, es un tipo de combustión novedoso para la marca pero que desde que se enciende el motor no se echa de menos la versión gasolina, ya que para la fabricación de este motor, un equipo de ingenieros de Ferrari, supervisaron cada paso en su creación, por eso es un diésel poco convencional con un sonido muy poco “diésel”. El Maserati Quattroporte Diesel puede acelerar desde parado hasta 100 kilómetros por hora en 6,4 segundos y alcanza 250 kilómetros por hora de velocidad máxima. La primera acción que hicimos nada más arrancar el vehículo mediante un botón situado a la izquierda del volante, es pulsar el modo de conducción “Sport” donde la suspensión se endurece y la respuesta del acelerador de vuelve más sensible, y lo mejor, el sonido se hace más bronco ayudado por el sistema de audio del habitáculo. También influye en la caja de cambios, suavizando y ralentizando el paso de una marcha a otra en función del modo elegido. El Quattroporte incluye el modo «I.C.E.» útil para conducir en superficies de baja adherencia.

autopasione autopasione Pruebamos el Maserati Quattroporte Diesel4

Después de hacernos con el manejo de esta berlina de grandes dimensiones, pudimos salir a la carretera donde se convierte en Rey indiscutible, a primera vista la gran longitud del mismo no influye en la conducción pudiendo realizar adelantamientos de forma fluida y decidida, quizá si notamos un tacto lento en la caja de cambios en modo secuencial, pero algo normal ya que está adaptada a una berlina pensada más bien para nos lleven detrás, que siendo nosotros mismo el conductor. Luego realizamos una etapa por carreteras viradas donde si notamos el aplomo de la carrocería, quizá un sistema direccional de ruedas traseras sería la combinación perfecta para este vehículo ya que no equipaba tracción a las cuatro ruedas disponible para este modelo.

 autopasione autopasione Pruebamos el Maserati Quattroporte Diesel4

El confort en marcha es excelente en esta berlina, ya que el modo confort esconde la fiera que llevamos escondida en el morro delantero y nuestro Quattroporte se convierte en un animal dócil. Son numerosas las sensaciones que se pueden describir al volante de este modelo, un detalle es mirar por el espejo retrovisor y ver la gran longitud del vehículo. La calidad del habitáculo es muy buena, con un tacto de la piel de los asientos excelente. Además de incluir lo último en tecnología y seguridad como seis airbags, climatizador bi-zona, asientos tapizados de cuero con calefacción y regulaciones eléctricas, programador de velocidad, cuadro de instrumentos con pantalla TFT de siete pulgadas, cámara de visión posterior para facilitar las maniobras, pedales regulables y llantas de aleación de 19 ó 20 pulgadas, entre otros elementos.

Puede tener un sistema, denominado «Maserati Touch Control», con una pantalla táctil de 8,4 pulgadas que permite manejar el navegador, el equipo de sonido, el lector de DVD y las conexiones USB y «Aux-In» para fuente de sonido externas, de tarjetas SD y manos libres Bluetooth para teléfonos móviles. También puede llevar un equipo de sonido Bowers & Wilkins de 15 altavoces y un dispositivo para crear una red WiFi WLAN en la que conectar hasta tres aparatos —teléfonos móviles o tabletas multimedia— simultáneamente. La iluminación diurna y los pilotos son de leds.

Pero todo lo anterior se queda en segundo plano ya que cada adelantamiento es adictivo, el bajar una o dos velocidades y escuchar el motor en su zona optima de revoluciones es algo que te pide el cuerpo, tanto disfrutamos de este aspecto que la tarde llegó a su fin más pronto de lo esperado y tuvimos que devolver la unidad, soñando quizá algún día tener los 107.000€ de precio base que tiene.

Galería Video Maserati

  Nota: Vehículo cedido por Maserati.

 

Etiquetas
Anterior

BMW X6 xDrive 3.0D

Probamos el Renault Captur ZEN Dci 110cv

Siguiente

Deja un comentario