Autopasione Aniversario

En Autopasione, ya hemos hablado de la renovación de Mercedes-Benz en los últimos años. Este fenómeno ha tenido influencia de lleno en sus vehículos de calle hasta llegar al GLC Coupé. Es actor principal en #garajeautopasione, donde hemos querido ver qué tal se comporta esta mezcla de SUV y Coupé.

Para empezar el GLC Coupé es un modelo derivado del Mercedes-Benz GLC. Presenta sus diferencias en el estilo de la carrocería, siendo 8 cm más largo y 4 cm más bajo en altura. Mide 4,73 metros de longitud, 1,89 de anchura y 1,60 de altura, situándose como rival del BMW X4 que es el más parecido en estilo, Porsche Macan o incluso Jaguar F-Pace.

Exterior

Se mire por donde se dónde mire el GLC cautiva la mirada. Tenemos ante nosotros un Mercedes-Benz GLC Coupé 220 CDI, en color blanco polar y kit estético AMG con llantas de 235/55 R19” delante y 255/50 R19” atrás, de aspecto fresco y dinámico fuera de convencimientos tradicionales.

Lo que más nos llama la atención es la línea del techo con una ligera caída, como si habláramos de un Coupé sin estar en un vehículo de este tipo.

Su estética frontal con una gran calandra de efecto diamante y logo de la marca destacan del resto. Los faros frontales siguen las líneas marcadas por Mercedes-benz en los últimos tiempos. Un capó muy horizontal remata la delantera del vehículo, que si ya de por sí es agresivo, las entradas de aire ubicadas en los laterales del paragolpes acentúan este carácter. Lo que más nos llama la atención es la línea del techo con una ligera caída, como si habláramos de un Coupé sin estar en un vehículo de este tipo. Esta línea se desliza por la luneta posterior llegando hasta el voladizo gracias a las ideas del departamento de diseño de Mercedes-Benz.

Lleno de detalles, nos gusta la cámara de visión trasera ubicada en el logo de la estrella del portón, ésta se mueve cuando accionamos la marcha atrás al igual que los espejos retrovisores.

Interior

Pasar al interior es entrar en un espacio agradable donde los asientos en piel perforada te esperan. Tienen un mullido duro, a pesar de recoger bien, en viajes largos dan un confort digno de la marca de la estrella.

Su volante de estética deportiva y grosor variable nos evoca a los deportivos de Mercedes-Benz.

El puesto de conducción ha sido simplificado, de forma que las funciones necesarias están a la mano en nuestra postura. Es un punto alto como buen SUV, aunque la estética Coupé hace tener poca visibilidad trasera. Su volante de estética deportiva y grosor variable nos evoca a los deportivos de la marca alemana. La instrumentación que encontramos detrás, es sencilla de leer gracias a los mandos integrados en el volante. Las superficies acolchadas cubren las zonas superiores, notándose que es un coche bien hecho.

Nos llamó la atención el tacto de las salidas de aire, se ve que cada rincón está pensado para durar.Por encima de las tres salidas de aire frontales tenemos la pantalla TFT, que a modo de tablet integra el sistema multimedia. Para el control del mismo tenemos un mando giratorio, con panel táctil por encima de él. Es similar al que probamos en el CLA 220 Shooting Brake. Aunque para el apartado tecnológico tendremos la opinión de e-pasione.

El frontal se viste de plástico negro brillante que es difícil verlo limpio pues atrae fácilmente la suciedad y polvo. Si miro a mi alrededor percibo una amplitud adecuada para cuatro adultos, es una combinación curiosa pues si viajamos detrás no tienes la sensación de ir en un SUV, sino en un vehículo más dinámico.

Para las plazas traseras la caída del techo implica una menor altura, aunque para personas de 1.80 metros la altura es correcta. El espacio para las piernas y la distancia entre puertas es suficiente para gente alta sin rozar las rodillas con los asientos delanteros. Si circulamos por la noche una agradable luz ambiente, que podemos elegir entre tres opciones de color iluminan la puertas y salpicadero.

Comportamiento

La unidad probada equipa un motor Diesel 4 cilindros con 2.143 cc y 170 CV asociado a una caja de cambios automática 9G-Tronic de 9 velocidades. Durante la semana que hemos tenido el GLC. Se ha circulado tanto por autovía, como carretera de montaña o zonas urbanas. Y lo que podemos afirmar es que su motor empuja la carrocería muy bien, los 400 Nm que entrega el motor en algún momento, llegarás a pensar que es más potencia incluso. En frío notaremos algo más de sonido siendo un fenómeno habitual en los Diesel hasta que toma su temperatura correcta.

La fuerza del motor la vamos a notar desde las 1.400 hasta el 4.300 rpm. Y tenemos el mejor aliado que es su caja de cambios con convertidor de par, nos ha parecido una auténtica delicia. Es rápida y para nada brusca, tenemos 9 velocidades para entretenernos, y porque no decirlo para ahorrar consumo.

Gracias al DYNAMIC SELECT, se puede modificar la asistencia de la dirección endureciéndola en los programas S y S+. También podemos variar la gestión del pedal del acelerador, la caja de cambios, la climatización. En modo ECO se reduce el consumo y la suspensión es de dureza variable. De este modo podemos elegir qué tipo de vehículo queremos tener en el GLC Coupé.

En zona urbana hemos utilizado sobre todo el modo ECO, ya que se ajusta a nuestros gustos dosificando más el pedal del acelerador, las velocidades se engranan con más frecuencia para subir de marcha y bajar consumo. Lo primero que nos llamó la atención es su gran ángulo de giro, inusual en vehículo de casi 5 metros, gracias a esto salir de cualquier aparcamiento es tarea fácil.

En autovía el modo Confort es el más apropiado, pues no acusaremos potencia si necesitamos hacer adelantamientos. Mientras que, si tenemos curvas cerradas por carretera de montaña, el modo SPORT es el ideal accionando los cambios de velocidad mediante las levas ubicadas en el volante.

Gracias a esto nos hemos divertido al volante del GLC, pues su dirección permite un guiado preciso y el balanceo de la carrocería en las curvas es casi inexistente gracias a su suspensión neumática AIR BODY CONTROL. Como resultado logramos una sensación de seguridad transmitida que nos da confianza para hacer una conducción rápida.

Durante nuestra prueba llegamos al Sur de la península, en especial uno de los lugares de culto para los amantes del motor, es la carretea de Ronda provincia de Málaga. Allí comprobamos de qué es capaz este Mercedes-Benz.

Mientras cae la lluvia, con el modo Sport conectado, trazo una curva tras otra ayudado de las levas del cambio. Afrontamos las innumerables curvas sin encontrar perdida de tracción posible. Esto fue posible gracias al sistema de tracción total permanente 4MATIC que transmite tracción a las cuatro ruedas. Motivo añadido es que el GLC Coupé tiene los muelles más cortos que el GLC normal ayudando al carácter dinámico del mismo.

La suspensión sujeta bien la carrocería y filtra bien la aspereza del firme, me permite aprovechar la inmediatez en los cambios de apoyo y eso que hablamos de un vehículo de 1845 kg, aunque su reparto de pesos 45/55 tiene mucho que ver. Tan sólo si apuras mucho en curva tendrá tendencia a abrir la trayectoria y el control de tracción entrará en juego, hasta ahí todo bien.

Nuestra prueba tuvo de todo, por eso quisimos ver como se desenvuelve en tierra y barro este GLC. Aunque no es un 4X4 como tal, es cierto que su altura nos permitió circular por rutas donde otros vehículos se quedarían atrás. Tener unos neumáticos de carretera perjudica la tracción en tierra, por lo que vimos limitado su acceso fuera del asfalto.

 

Conclusiones

Tenemos ante nosotros un concepto innovador para disfrutar de un SUV y un Coupé, se puede tener todo gracias a este GLC Coupé. Durante los más de 1.500 km que hemos recorrido en la prueba, te das cuenta de que puedes tener varios vehículos en uno sin llegar a tener aptitudes todoterreno como tal. Los SUV están de moda, pero pocos cautivan con su estética como este alemán, gracias a la caída de su pilar C, presenta una línea muy atractiva difícil de encontrar en el mercado algo similar.

El volumen del maletero es de 500 litros, que a lo mejor es algo corto, pero ojo debajo del piso del maletero tenemos espacio añadido para ubicar más capacidad. Es el hueco ideado para llevar una rueda de repuesto, pero de serie no viene dado que trae un kit de reparación de pinchazos. La apertura del maletero es eléctrica como no puede ser menos.

Si nos atrae su figura, nos gustará más su consumo pues hemos conseguido un consumo de 6,4 l/100 km. Aunque si frecuentamos ciudad el consumo puede subir un poco como es normal. La capacidad del tanque de combustible es de 66 litros, que nos permitirá olvidarnos pasar por una gasolinera de forma habitual.

Oferta de SUV hay muchas, si piensas en un SUV diferente con un buen comportamiento en carretera estás ante la opción más adecuada. Los 52.500€ de precio base es una buena inversión para disfrutar de la conducción incluso si te planteas salir del asfalto de forma puntual. Si lo quieres tal cual se ve en nuestra prueba tendrás que sumarle algún opcional para cumplir tu deseo.

 

Nota: Agradecemos a Mercedes-Benz España la cesión de esta unidad.

Galería de imágenes

Autopasione Aniversario