Maserati Summer Tour, II

| |

Es el momento de volver a Puerto Banus para cambiar de vehículo y ponernos al volante del Quattroporte. Las emociones están a flor de piel tras la primera parte de la prueba con el Maserati Ghibli. Con el Quattroporte ganamos en dimensiones exteriores (5,262 metros de largo), y espacio en el interior mucho espacio sobre todo.

El puesto de conducción es muy parecido al Ghibli aunque se nota su mayor amplitud, el volante y cuadro de instrumentos es muy similar al Ghibli. Pasamos de la estética coupé con un pilar A inclinado del Ghibli, a un espacio más confortable en el Quattroporte, menos estrecho. Los asientos forrados en suave piel combinan de forma elegante con madera de poro abierto. Encendemos el motor y este emite un sonido más grave, esto es un Maserati.

autopasione_Maserati 024

Tenemos el mismo motor diesel de 275CV y 600Nm de par, que entregará su máxima potencia por encima de las 2.000 revoluciones. En el Quattroporte contamos con incremento de peso y dimensiones pues el Quattroporte pesa 1960kg, sólo 50 Kg más que el Ghibli. Nuestro copiloto de DM Competición nos indica que es el momento de comenzar. El Quattroporte es una berlina de altos vuelos, como si de un Jet privado se tratará, cada detalle se ha cuidado al máximo para ofrecer un nivel de confort sin precedentes. En el modo de conducción normal el vehículo se muestra dócil y silencioso, la insonorización se ha cuidado mucho. El motor apenas se oye, aunque para todo autopasionero que se precie el botón sport será obligado. Al activar el modo Sport el sonido de motor se acentúa para avisarnos que estamos ante un Maserati, aunque sea un Diesel su sonido es diferente al resto. Suena bastante menos que en el Ghibli, quizá porque la berlina este más enfocada a viajar de forma relajada, todo un contrasentido si pensamos en los valores de la marca. No olvidemos que es la variante Diesel, porque en la Gasolina es todo lo contrario encontrando toda una orquesta filarmónica, en un  futuro no muy lejano probaremos variantes Gasolina del tridente. El salpicadero esta mejor resuelto que su hermano pequeño, cuenta con líneas más limpias. Equipa un navegador de tamaño pequeño para el vehículo que tenemos ante nosotros.

autopasione_Maserati 06

El climatizador actúa de forma silenciosa, se agradece su efectividad a más de 30 grados temperatura exterior. Cuando salimos en carretera no notaremos diferencia al Ghibli, sí estamos ante una berlina que se pierde en nuestro espejo retrovisor, pero tiene una tarado de suspensión que a pesar de ser más suave responde bien junto al motor, no olvidemos que es capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 6,4 segundos. Antes de salir a autovía notaremos la longitud del modelo al hacer los giros, por eso la dirección hace lo que puede para ser lo menos artificial posible, aunque en este modelo tener un volante tan grande, hace tengamos que emplearnos a fondo para hacer maniobras.

autopasione_Maserati 09
Sin embargo en autovía el Quattroporte se mueve se forma suave y con gran aplomo, su caja de cambios de 8 velocidades tiene mucho que ver en esto. Es más silencioso que el Ghibli y el consumo se sitúa en unos 6,0 litros/100km, el lujo no está reñido con el consumo desmesurado. A mitad del viaje quiero aprovechar la oportunidad de viajar como pasajero en las plazas traseras. Allí tenemos tanto espacio que me siento tentado en tumbarme. Hasta los tiradores del techo están forrados en piel, las piernas las llevo casi estiradas como si fuera un miembro de la realeza.

¿Pero quien realmente se compra un Maserati Quattroporte para que lo lleven?

No es lo razonable, pero si optamos por esta posibilidad tendremos una berlina de representación cómoda con diseño italiano.
Nuestro instructor nos indica que es hora de volver y apuramos los últimos metros a bordo del Maserati Quattroporte. Viajando en la berlina italiana la vida parece mucho mejor, los vehículos que pasan a nuestro alrededor, parecen que están parados.

autopasione_Maserati 013

Conclusiones Maserati

Llega el momento de dejar la unidad italiana, y hacer valoración.  Maserati ofrece dos planteamientos que partiendo de la misma idea ofrecen caracteres diferentes. El Ghibli es un deportivo vestido de berlina, tiene dimensiones contenidas y no echaremos en falta potencia y funcionalidad con un maletero de 500 litros. El Quattroporte es la berlina de representación más divertida  del mercado, ofrece la amplitud del segmento F, con prestaciones de altos vuelos, cuenta con un maletero de 530 litros.. El Maserati Ghibli tiene un precio de salida de 76.500€ y el Quattroporte 109.900€, si bien es cierto que hay diferencia notable de precio, tenemos dos planteamientos diferentes. Entendemos que cada vehículo tiene su publico, aunque si hablamos de las versiones Gasolina del Quattroporte podremos tener el carácter «picante» de Maserati en una gran berlina, entonces mi decisión estaría tomada. Hay que recordar que el hermano mayor cuenta incluso con un motor V8 de 530CV. Puede ser como una tormenta de verano, y si el diesel se desenvuelve bien no quiero imaginar como debe andar con el V8 de origen Ferrari…..

Si mi bolsillo se pudiera permitir este privilegio mi corazón late por el Ghibli, es sin duda la berlina más redonda del mercado, por diseño, dimensiones, y conjunto motor y tarado de suspensión es de esos vehículos que te sacan una sonrisa aunque sea un día nublado y lluvioso…..soñar es gratis.

Galería Video Maserati


 

Galería Maserati

Nota. Gracias a Maserati Iberia por la invitación.

Etiquetas
Anterior

Fiat 500 Abarth Biposto

Restaurando un Clio Baccara, I

Siguiente