Autopasione Aniversario

Pocos vehículos pueden presumir de registrar un aumento de ventas desde que llegan al mercado a medida que envejecen. Yo diría que pocas excepciones tenemos en el catálogo de modelos con un crecimiento de ventas a medida que madura en el mercado. Nuestro invitado de hoy en #garajeautopasione puede presumir de ello. Con vosotros la prueba del Lexus CT 200h, se hace el silencio.

Hablados de un compacto tipo “Hatchback” premium, con muchos competidores, pero de los que pocos que pueden ser híbrido.

Sus dimensiones son 4.3 metros de largo, 1.7 metros de ancho y 1.4 metros de alto. Entre sus rivales destaca el Mercedes-Benz Clase A (VER prueba Mercedes-Benz Clase A 200), Audi A3, BMW Serie 1.

Exterior

El modelo probado representa el nivel de acabado intermedio Executive, -Eco, Business, Executive, F-Sport, Luxury-.

En color rojo sólido, nuestro invitado de hoy afronta el paso de los años con orgullo.

Si lo vemos desde lejos destaca su frontal con parrilla en negro brillante al estilo Lexus RC (VER prueba Lexus RC 300h) que, junto a las luces antiniebla en los extremos, le hacen tener un aspecto más ancho. También se suman detalles en negro brillante, en los antiniebla y luces reflectantes traseras.

Si te fijas los faros delanteros incluyen las formas “L finesse” que imitan el logo de Lexus en la forma de las luces LED.

El lateral es limpio con líneas fluidas y la trasera, presenta faros de nueva factura con un difusor que logra cubrir la salida de escape.

Las llantas son de nuevo diseño con neumáticos de dimensiones 215/45 R17.

 

Interior

Entrar en el habitáculo es encontrar un puesto de conducción acogedor y envolvente. Los asientos en tela imitación piel vuelta presentan un aspecto impecable. Su apoyo en la banqueta y el respaldo son muy cómodos, ya que sujetan bastante bien el cuerpo en los virajes.

El túnel central está muy elevado, y el volante es similar al que conocimos en su hermano mayor Lexus IS (VER prueba Lexus IS 300h).

La navegación se integra en una pantalla central con gran visibilidad. Sin ser táctil, se controla desde el joystick alojado en la consola central, que no se caracteriza precisamente por su precisión. (VER Pasion-e Lexus RC 300h)

Tiene buena resolución y es muy completa en información, aunque no es la más rápida del mercado.

Me resulta curioso, ver la posición del botón Start/Stop tan elevada detrás del volante.  La calidad de los materiales y sus ajustes son muy buenos.

Las plazas traseras tienen bastante espacio para las rodillas, pero algo justa para la cabeza sobre todo si superamos 1.78 m.

Comportamiento

La mecánica es híbrida compuesta por un motor Gasolina 4 cilindros de de 1.798 cc y 99 CV, que unido a la potencia del motor eléctrico, genera 136 CV en total.

La palabra “Ready”, aparece cuando enciendo el sistema. El coche ya está arrancado sin notar nada, ni ruido ni vibraciones, nada.

Ponemos la “D” con la singular palanca de cambios del CT, y comenzamos a andar. El sistema eléctrico decide iniciar la marcha en modo eléctrico siempre y cuando tengamos batería cargada. Mientras sea cuidadoso con no hundir demasiado el pie del acelerador, este Lexus se va a mover en modo eléctrico. Si es cierto, noto un aumento de autonomía y aguante en modo eléctrico con respecto a su antecesor.

Si piso un poco más el pedal derecho, provoco la entrada del motor gasolina. Es el momento, donde actúan los dos motores, consiguiendo los 207 Nm de fuerza.

Es una gozada poder circular en silencio, reconozco que a veces me he retado a mí mismo para ver cuánto tiempo aguanto sin encender el motor térmico, a medida que gasto la batería eléctrica, el motor Gasolina entra en juego con más sensibilidad.

En condiciones normales tras pasar los 56 km/h, el motor de combustión entrará en funcionamiento. Si estamos en una pendiente acusada el motor actuará antes.

También percibo más ágil esta generación de Lexus CT, sin olvidar que su peso llega a 1.485 Kg, algo elevado para ser un compacto. Es una cifra que se justifica con el sobrepeso de las baterías eléctricas. El tacto de la dirección me gusta, bastante más que en sus hermanos mayores (VER prueba Lexus GS 300h) no la veo tan artificial.

La suavidad y el placer de conducción a baja velocidad, en entornos urbanos donde apenas se exige energía, es muy elevada. Consiguiendo consumos bastante más bajos que sus competidores. Aquí el silencio te cautiva.

Donde también ha cambiado este CT 200h de 2018, es en vías rápidas. Sin ser un portento en aceleración, fijaros en sus 10,3” de 0 a 100 km/h, le noto algo de más alegría. El confort en marcha es elevado a velocidad crucero, con una sonoridad muy baja.

A la hora de hacer adelantamientos y mantener la velocidad de crucero, he notado como este CT 200h, responde sin fatiga. En el momento donde necesito acelerar, lanzaremos la aguja hasta el medidor POWER y escucharemos su motor revolucionarse, pero esta vez si notaremos el empuje de verdad, en este sentido también ha cambiado.

Tenemos tres modos de conducción disponibles como en el Lexus NX 300h (Ver prueba Lexus NX 300h). El modo ECO es recomendable para circular en ciudad, aquí el conductor dispone de menos potencia y el sistema de climatización se ajusta para ofrecer los consumos más contenidos. El modo CONFORT es para viajes largos, donde no acusaremos potencia, y el modo POWER, lo tendremos siempre disponible cuando queramos algo de más pimienta en la conducción. Los parámetros de dirección, y entrega de potencia cambian según nuestra elección.

El comportamiento del Lexus CT 200h, en líneas generales se enfoca a la comodidad, tanto en zonas urbanas como vías rápidas. Tiene un tarado blando de suspensiones, aunque con control de balanceo en curva contenido, y una capacidad para filtrar el asfalto digno de un Lexus.

Como ya te hemos comentado en varias ocasiones, el freno en modelos híbridos es distinto al de un vehículo convencional. En el momento que soltamos el acelerador, notaremos algo de retención para regenerar las baterías eléctricas. En este compacto japonés, esa sensación de frenada, se ha mitigado haciendo más agradable conducir en carretera.

Conclusiones

Estamos ante un compacto cuya imagen ha sobrevivido bien con el paso del tiempo. Su comportamiento ha mejorado tras su última actualización. Hemos conseguido un consumo muy bueno sobre todo en zonas urbanas e interurbanas.

Dentro de la ciudad el resultado ha sido de 5,5 l/100 km. Mientras que, en carretera, con cuatro pasajeros y el maletero lleno el consumo ha subido a 7,1 l/100km.

En cuanto al maletero, tenemos que pensar en la ubicación de las baterías, que penaliza la capacidad total del mismo. En total 375 litros de capacidad, que se puede modular gracias a su bandeja inferior.

Por último, una de sus ventajas es su movilidad en aparcamientos, peajes y la posibilidad de entrar a la ciudad cuando el protocolo anticontaminación está activo. Por eso hablamos de la prueba del Lexus CT 200h, silencio por favor.

Agradecemos a Lexus España la cesión de la unidad de pruebas.

Galería de imágenes

 

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here