Compartir
Autopasione Aniversario

Los compactos son protagonistas hoy en #garajeautopasione. Probamos el Hyundai i30 1.4 T-GDI 140 CV, alma de líder.

Es un segmento que tiene gran aceptación en nuestro país, sólo hay que ver la cuota de mercado, 23% de las ventas totales. En Autopasione queremos conocer a fondo este Hyundai que se presenta con muchos argumentos para estar a la cabeza.

Por dimensiones 4.340 metros de longitud, 1.795 metros de ancho y 1.455 metros de alto. Se posiciona como rival directo del Renault Megane (Ver prueba), Opel Astra, Honda Civic o Volskwagen Golf.

Exterior

Si observamos su diseño, verás formas totalmente renovadas respecto a la generación anterior. Tiene un morro más bajo dominado por una parrilla hexagonal de nueva factura, estas formas nos indican un cambio en los patrones de diseño de Hyundai. Por supuesto, tenemos faros delanteros Full LED y traseros con tecnología también de tipo LED.

El logo de la marca es de gran tamaño e integra el sistema de control de velocidad adaptativo. Si lo observamos en perspectiva su zaga es achatada, en este aspecto nos recuerda a la del Hyundai Tucson (Ver prueba).

Las puertas presentan una cintura elevada, y diseño limpio. En conjunto es atractivo y moderno.

Se ve el buen trabajo realizado por el equipo de diseño de la marca Coreana, sobre todo en su frontal, está muy bien conseguido.

Trabajo que hay que sumar el toque de las llantas con neumáticos de diámetro 225/45 R17, estos resaltan el aspecto renovado del conjunto del vehículo.

Interior

La mayor atención está en su habitáculo. Nada más abrir la puerta percibes sensación de calidad. Tenemos asientos en piel negro, perforados, con función de ventilación y calefacción. Recogen bien aunque echo en falta algo de apoyo lateral.

Los pedales son de aluminio, atractivos en diseño que aportan un toque dinámico. Se ha cuidado al máximo el tacto y ajuste de los materiales que conforman el volante, salpicadero y paneles de puertas.

Su volante nos suena familiar en #garajeautopasione, pues es similar al de su hermano Hyundai IONIC (Ver prueba). (Ver pasion-e Hyundai IONIC)

El puesto de conducción es bastante cómodo, gracias a la postura del volante que además es calefactado. En líneas generales encontramos formas sencillas y claras, sin complicaciones ni aglomeraciones sobrecargadas.

En la parte central del salpicadero tenemos todas las funciones esenciales concentradas, todo queda a la mano. En este sentido, destaca la pantalla táctil de 8 pulgadas flotante. Es de fácil uso, bastante más rápida e intuitiva que vehículos de gama superior. Se tardan apenas 20 segundos en enlazar el móvil al sistema multimedia.

El sistema multimedia puede sincronizarse tanto con Apple CarPlay como con Android Auto.

El compacto de Hyundai viene equipado con todo o casi todo, incluso con la base de carga inalámbrica para dispositivos móviles compatibles y cámara trasera de ayuda al aparcamiento la cual no destaca por su definición. Sensor de luces, lluvia y entrada inteligente entre otros.

Si pasamos a las plazas traseras tenemos espacio suficiente para viajar, aunque encontraremos algo de limitación en la altura debido a la caída del pilar C.

Comportamiento

Hemos realizado casi 1.000 KM a bordo de este Hyundai i30. Equipaba un motor Gasolina 1.4 T-GDI de 140 CV, su respuesta es contundente entre las 2.100 rpm y las 4.700 rpm.

Nuestra unidad iba asociada con la caja de cambios automática de doble embrague 7DCT de siete relaciones, compañero ideal para desplazamientos urbanos gracias a su suavidad y rapidez en los cambios.

Este i30 te permite elegir entre tres modos de conducción –ECO, SPORT, NEUTRO-. En ambos la gestión de la caja de cambios se adapta a nuestras preferencias, el motor o dirección no varia como ocurre en modelos de la competencia. Gran parte de la prueba se ha realizado en modo ECO, su comportamiento es bastante noble y el consumo se contiene.

Los primeros días de la prueba, el uso principal del coche fué por zonas urbanas. Debido a su elástico motor y su magnifica caja de cambios, se siente muy cómo en este habitát. Uno no se cansa en los lentos atascos de Madrid.

Un punto a favor es el aislamiento acústico, incluso a 120 km/h será difícil escuchar el motor, sólo percibiremos presencia de sonido aerodinámico.

Para sacar el mayor partido a este motor 1.4 T-GDI Gasolina, hemos querido afrontar nuestra carretera de referencia, repleta de curvas cerradas y cambios de rasante.

Las levas que tiene tras el volante, son el mejor aliado. Es el primer Hyundai en tener un cambio automático de doble embrague, se nota el trabajo concienzudo de la marca, que asegura haber testado este modelo durante 150.000 kms de pruebas en Nürburgring, no nos cabe ninguna duda.

El primer dato a tener en cuenta es su peso contenido, 1.315 kg. El resultado es un vehículo ágil que se mueve como pez en el agua en cada curva. Pulsamos el botón Sport situado en el selector del túnel central. Noto que la aguja del cuentarrevoluciones se estira bastante más, aunque la rapidez en cada velocidad no va en la línea de su motor si busco conducción deportiva.
Tenemos ante nosotros un motor cuatro cilindros silencioso y muy capaz, que logra mover a nuestro i30 con soltura. Es muy elástico pero no esperes un comportamiento dinámico. De hecho su sonido apenas se percibe, lo notarás si pasas de las 4.200 rpm. Y si tienes 140 CV Gasolina gusta escuchar un poco más su sonido.

Cada curva es afrontada de forma cuasi perfecto, tiene buen aplomo y una pisada bastante buena al trazar los virajes. Tendremos que apurar mucho en una curva para encontrar su carácter subvirador.

Quizá un conjunto de suspensión más dura y rebajada hubiera dado un resultado ideal, pero eso lo encontraremos en el Hyundai i30 N que probaremos próximamente. Otro elemento a destacar es su dirección, bastante más rápida que sus competidores parece que han trabajado para evitar el tacto artificial.

 

Conclusiones 

Tenemos un candidato llamado a liderar el segmento de los compactos. Con un precio que parte de los 24.250€ sin opcionales, si lo queremos tener como se ve en nuestro reportaje tendremos que subir la factura unos 3.500€, sin contar con los descuentos y promociones. Este Hyundai i30 puede ser el vehículo ideal para el día a día y también útil para disfrutar los fines de semana viajando.

Su consumo queda algo superior a los 5,5 l/100 km que homologa, pues durante la prueba, realizando una conducción mixta entre ciudad y carretera, rondaba los 7,8 l/100 km.

Si nos fijamos en el maletero, tenemos unos 395 litros. Mayor que el el Volkswagen Golf, el SEAT León, el Opel Astra o el Renault Mégane.

Nos vamos con muy buen sabor de boca tras ponernos al volante de este Hyundai i30 1.4 T-GDI. Su motor Gasolina es nuestra alternativa preferida si tuviéramos que decantarnos en su compra, por suavidad, potencia, y tacto agradable.

Agradecemos a Hyundai España la cesión de la unidad.

 

 

 

 

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here