Compartir
Autopasione Aniversario

Casi casi dejando escapar por nuestros dedos este fantástico verano de 2017 en los que nuestro #garajeautopasione ha sido sin duda uno de los más envidiados tanto por nosotros como por nuestro círculo cercano. Y sinceramente no lo podíamos cerrar sin alguien tan especial, único, diferente en su especie como lo es el protagonista de este artículo, el Bentley Bentayga Diésel V8, aunque hace poco más de un año, también tuvimos entre nosotros a su hermano de gasolina.

Un modelo que se presentó allá por 2015 en el Salón de Frankfurt, tras una profunda “revisión” sobre el primer boceto que nos mostraron. Este SUV a lo largo de este tiempo se ha ido haciendo su hueco entre los deportivos y coches de representación de la gama, tanto es así que para finales del pasado año, los dirigentes de Bentley decidieron equiparlo con un motor diésel y éste es el protagonista de hoy.

Así que allí teníamos en las instalaciones de C. de Salamanca a nuestro invitado esperando, todo un Bentley Bentayga en color Alpine Green, deseoso de formar parte de nuestro #garajeautopasione.

Exterior

Al ver el frontal no hay lugar a dudas, ninguna diría yo, que estás ante un Bentley de principio a fin y si una marca como esta, con toda la historia que atesora a lo largo del tiempo ha dado el paso como para incluir un modelo que se sale de su “catálogo habitual” es porque están convencidos de que este Bentayga lleva en su ADN todas las características que deben tener todos los vehículos de esta casa británica.

Así que nos encontramos con 5.14 m de longitud, 2 metros de anchura, 1.74 m de altura y un peso que ronda los 2500 kg. Sin duda son números imponentes tanto de forma individual como en global, pero de los que te olvidas una vez en su interior.

La calandra típica, en preciosa rejilla de color negro, junto con los faros similares a los del Continental GT, unas poderosas entradas de aire en el parachoques. Un prominente frontal, para dar cabida al no menos imponente motor de 435 CV, 990 Nm, un V8 sobrealimentado de cuatro litros de cubicaje.

En el lateral nos llama la atención el juego de los pasos de rueda, con la “musculación que realizan en el eje trasero, los aireadores con la forma de la B alada mítica de la casa de Crewe, al igual que el detalle de la bandera británica en la parte inferior de las puertas delanteras. Unas preciosas llantas de 21″ Mulliner con unos neumáticos Pirelli PZero redondean esta estampa.

La trasera nos deja una imagen mucho más limpia de aristas, trazos y colores, el cristal de los faros es rojizo en su totalidad, aunque en sus formas juega con la “B” alada, hay zonas cromadas como la zona de la matrícula, luces, parte superior del paragolpes y colas de tubo de escape, en forma de 8 tumbado, efectivamente como el motor que lleva.

Interior

Creo que lo podríamos resumir en una sola palabra, superlativo. En efecto, lo comentamos tanto el compañero Miguel Ángel como yo, creo que será la mejor definición para esta auténtica obra maestra. Un coche que nos muestra lo mejor de Bentley, tanto en la elección de materiales, maderas nobles, piel de calidad, detalles metálicos. Nuestra unidad era la que venía conformada con sólo 4 plazas, que arroja un maletero de sólo 430l.

El mullido de los asientos es perfecto, además de tener opciones como aireador, calefacción, varios tipo de masaje, incluso hay un mando a distancia táctil en la consola trasera para ir modificando el mismo.

Nuestra unidad monta una tapicería bitono en contraste donde el color oscuro recorre todo el salpicadero superior e inferior y los contrastes se hacen en parte del volante y la zona interior de los asientos, en los cuales va una el emblema de la marca presidiéndolos. Todo esto se conjuga con madera en la parte frontal, velocímetro, puente central y apoyabrazos trasero.

Por si todo esto fuera poco, también disponemos de un enorme techo de cristal deslizable para dejar respirar nuestro cerebro y evadirnos, sí, ya que la insonorización es algo en lo que se nota un gran trabajo y es que el ruido que nos llega de la calle es apenas perceptible.

Pero algo que también nos ha sorprendido es la cantidad de tecnología de la que dispone a bordo y que analizamos en profundidad a través de “pasion-e”, pero como muestra, head-up display a color, pantalla táctil de 8″, radar de proximidad, suspensión neumática, pantallas traseras de 10.2″ individuales o un sistema de sonido firmado por la prestigiosa casa Naim, que pone a tu disposición 18 altavoces y una potencia de 1950 vatios de sonido puro y cristalino.

Comportamiento

Pero todo lo dicho anteriormente no serviría de nada si este SUV no transmitiera lo que uno espera de Bentley, os puedo adelantar algo, lo hace con creces. Su portentoso motor, 990Nm unido a la caja de 8 marchas firmada por ZF nos hace estar ante un vehículo que alcanza los 100 km/h en 4.1 segundos, datos oficiales.

Para el equipo de Autopasione, contando con las dimensiones y peso del coche, hemos de decir que sorprende, su empuje desde pocas revoluciones es constante, la dirección es precisa, con un giro de 2.3 vueltas desmultiplicada consiguiendo dirigir el vehículo hacia el punto que queremos con una facilidad pasmosa. El Bentayga puede engañar por fuera ya que parece el típico SUV que no pisará jamás una pista de arena o entrará en el campo, pero os equivocáis.

La marca pone a nuestra disposición 8  modos de conducción, 4 para la carretera y otros tantos para sacar su cara más campera. Todos ellos modifican parámetros como la altura hasta el suelo, respuesta del volante, dureza de la suspensión, control de estabilidad.

Una vez salimos del concesionario, nos hacemos con los mandos, ponemos dirección hacia Ronda, una carretera muy virada y en la que podemos comprobar que tenemos potencia de sobra para poder salir de curvas muy lentas y recuperar el ritmo que nos habíamos propuesto, el coche apenas balancea y eso es gracias al chasis activo que lleva. Una vez recorrido la mitad del camino, decidimos dar la vuelta e irnos a otro tipo de carretera donde poder comprobar otros sistemas que nos pone en nuestras manos este Bentayga.

 

Dicho y hecho, cambiamos ahora hacia la vecina provincia de Cádiz, la N-340 en su estado normal, es decir, con mucho tráfico, activamos el radar que nos permite ir a una velocidad prefijada, a nuestro gusto es un palanca pequeña, de difícil acceso, que requiere algo de aprendizaje y que acelera o frena en función del vehículo que nos precede, dejando la distancia que previamente hemos configurado.

Pasamos ya a la autopista en la que los kilómetros empiezan a caer sin darnos cuenta, silencio total, aplomo en la carretera que sólo nos hace disfrutar y conducir. Una vez que hemos probado su comportamiento en vía rápida decidimos ir hacia alguna zona que nos “complique” algo, por lo que acabamos en un alcornocal, piedras, tierra, escalones en el terreno, que no tenemos problema alguno en superar.

Una vez aparcado el coche procedemos a consultar el ordenador de a bordo para comprobar el consumo que hemos tenido a lo largo de la intensa jornada, 9.3/100km es sin duda alguna un muy buen dato.

Conclusiones

Como dice la frase tan manida “todo lo bueno se acaba” y mientras vamos haciendo el camino de vuelta hacia C. de Salamanca, vamos poniendo en orden lo vivido, probado, detalles. Sin duda es un coche superlativo, este Bentley Bentayga es el único SUV, por ahora, en el mercado del lujo y la marca británica pone a disposición del cliente mecánicas tanto gasolina como diésel, numerosas opciones con las que cumplir con los deseos de cada uno de los compradores.

Sí, es un SUV, sí, vale para carretera, sí, también para campo y SÍ en mayúscula, es un Bentley.

PD. Gracias a C. de Salamanca por la cesión de esta unidad y por la facilidades prestadas en todo momento.

 

 

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here