Autopasione Aniversario

Tendréis que entender que desde esta redacción nos pongamos nerviosos al hablar del Tesla Model X y tiene una explicación muy sencilla, cuando empezamos hace un año y medio, ésta era una columna más, sin embargo con el tiempo se ha hecho mayor y pasion-e ya tiene hasta su propia sección. Si además le toca escribir sobre el vehículo que sintetiza 100% su espíritu comprenderéis esa sensación que hoy tenemos.

Este artículo es el tercero y último que dedicamos a nuestro especial protagonista de nuestro #IIAniversarioAutopasione, ver prueba 1, ver prueba 2. Sin dudarlo ni un instante este inquilino del #garajeautopasione nos ha sacado a todos de nuestra zona de confort y comodidad tanto por diseño como por filosofía, haciéndonos olvidar por completo el uso de combustible y con ello la forma de conducir.

Las luces LED son las encargadas de saludarnos al acercarnos al Model X, apertura y cierre motorizado de todas las puertas, las delanteras lo hacen de forma “convencional” las traseras lo hacen en modo “gaviota”, uno que es muy clásico en estos nombres, algo que ya se ha convertido en imagen icónica de este Tesla. Además de la tecnología que esto supone per se, éstas incluyen una serie de sensores, 12 en total para variar el ángulo de apertura y así no chocar con techos o columnas, asegurando desde la marca que tan sólo se necesitan 31cm para que pueda entrar una persona. Siguiendo con su silueta exterior, no, el alerón no es retráctil, curiosamente es un elemento fijo en un vehículo en el que casi todo se mueve.

Los diversos sensores de proximidad, 12 en total, las 8 cámaras y un radar se fusionan como uno en la carrocería, ubicándose por ejemplo en el interior del “pilar B” recogiendo datos y parámetros al unísono para dotar de información al potente ordenador central que rige cada unidad de Tesla, recordemos que éste ya puede “conducir” por nosotros y llevarnos a nuestro destino sanos y salvos, aunque desde la marca nos recuerdan que hay que llevar las manos sobre el volante. Nosotros probamos el “Autopilot” en plena M30 con una fuerte lluvia e intenso tráfico y si no es por ir atentos a todo lo que sucedía podíamos haber tenido algún susto importante, recordar que es una tecnología en pleno desarrollo, el máximo nivel es el 5, en la actualidad estamos en un 2.8 aproximadamente.

Pasando al interior y con todo lo que nos gusta “cacharrear” a los de pasion-e nos encontramos que no hay nada para ello, ni botón de arranque ya que al pisar el acelerador el coche se pone en marcha. Con el volante nos sucede algo parecido, es sin lugar a dudas el más despejado y limpio  de todos los vehículos que han pasado por nuestro #garajeautopasione, la zona de la izquierda está dedicada al menú multimedia, volumen, cambiar temas, mientras que la derecha es para los comandos vocales y menús. Tras el volante tenemos la palanca de cambios, luces con limpiaparabrisas en el mismo soporte y un poco más abajo de ésta el “Autopilot”. No busquemos más porque no hay nada más.

Como cuadro de instrumentación tenemos una pantalla con gráficos en alta definición con unas transiciones entre las diferentes particiones realmente espectacular, unos degradados que hacen que todo sea uno. Aquí podemos ver el GPS, consumo de baterías, presión de neumáticos, temperatura, marcha y distancia con el vehículo que nos precede por poner algunos ejemplos.

Anteriormente hacíamos referencia a la ausencia de botones o teclas y en algún lugar tendrán que estar todas esas funciones. Obviamente nos queda la tablet vertical o pantalla multimedia de 17″ que es la única forma de interactuar con nuestro Tesla, desde aquí podemos modificar climatización, altura del vehículo, descubrir huevos de Pascua, abrir puertas, ver la carga y duración, casi lo que se nos ocurra. En la parte superior hay 7 iconos que engloban las diferentes familias de opciones para hacer la navegación algo más sencilla e intuitiva.

Esta gran pantalla te permite navegar por la web o escuchar Spotify Premium, incluido de serie y hasta hacer dibujos por lo que esta tablet que te hará mirar con desdén la que tienes en casa o en tu coche actual.

Dejamos para lo último lo primero que ves de este coche, su llave y es que imitando la silueta del Model X transforma cada una de las superficies de la misma en una funcionalidad real que nos sirve para abrir puertas o arrancar el vehículo sin tener que estar dentro del mismo. Todo un alarde del camino que ha emprendido Tesla para revolucionar por completo el segmento de la automoción, por supuesto que tienen fallos como por ejemplo los paneles de las puertas traseras que no cuadraban a la perfección pero si uno ve todo lo que han recorrido desde 2003 y que se han convertido por méritos propios en el espejo en el que se comparan marcas históricas sólo nos queda decir; “larga vida a Tesla”.

Galería

 

 

 

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here