Compartir
Autopasione Aniversario

Si nos ha sabido a poco el artículo en el que nuestro compañero Antonio desgranaba por completo el Bentley Continental Convertible V8S tras visitar nuestro #garajeautopasione desde pasion-e vamos a exprimir aún más todo lo que nos dejó en nuestro tacto y retina este GT.

Para comenzar por su exterior y gracias a ese diseño atemporal, se ha sabido ir adaptando al paso del tiempo con la inclusión de nuevas tecnologías en los faros como los LED tanto delanteros como traseros, quizás una de sus imágenes más icónicas sea la tercera luz de frenado en la parte superior de la tapa del maletero y ocupándolo casi en su totalidad.

Esto es algo que podemos extrapolar a su interior sin ningún tipo de problema, de hecho a primera vista uno puede ver el salpicadero dentro de las normas que rigen en la actualidad en el mercado por lo que de nuevo tenemos que agradecer el esfuerzo y la visión de futuro del equipo de diseño para conseguir que en un coche apenas se note el paso del tiempo.

Una vez nos sentamos frente al volante multifunción con los botones habituales para manejar la radio, el ordenador de a bordo y nuestro teléfono. Tras él, la clásica composición de 4 esferas, dos de gran tamaño que albergan el cuentarevoluciones y velocímetro junto con otras dos menores que muestran la temperatura del aceite, depósito de gasolina y sobre estas una pantalla multifunción que aporta los datos que necesitemos en cada momento.

 

En el salpicadero y presidiendo tenemos un reloj analógico, en esta ocasión firmado por Breitling y que es una de las marcas de la casa, de ahí su lugar predominante. Bajo él tenemos una pantalla de 8″ táctil con 30 GB de disco duro donde de nuevo tenemos redundancia entre botones y pantalla. En la consola de climatización si vemos como esas “parrillas” interminables de botones han dejado paso las nuevas mucho más límpias e intuitivas.

Respecto al sistema de sonido nada que cualquier audiófilo eche en falta, sonido puro y prístino gracias al BMR (Balanced Moded Radiator) que consiste en los tweeters y los medios en un único altavoz

En el túnel central, el precioso botón de freno de mano automático, su diseño roza la perfección, la caja automática y los controles de los retrovisores, sí, es una zona un tanto extraña. A su lado y en disposición simétrica el botón de arranque de ese ronco V8, la luces de emergencia, la climatización de los asientos en varias intensidades, control de la altura de los amortiguadores y la palanca que nos descapota.

Mención aparte merece el sistema que transforma este Bentley de un coche de ensueño al coche de los sueños, un complejo mecanismo de motores, tapas y tirantas hacen que en apenas veinte segundos desaparezca el techo y podamos disfrutar de una inmersión real, nada de virtual en 360º de todo lo que nos rodea.

Algunos de nuestros lectores podrán pensar que sólo damos alabanzas sobre este vehículo, pero también tiene algunos puntos que no nos han gustado como que siga existiendo el hueco para la llave o que la interfaz junto con los gráficos se haya quedado retrasada sin olvidar la frustrante conexión entre móvil y auto, la cual sólo se podía hacer desde el volante, inexplicable y que consiguió desesperar al que les escribe estas líneas. Es obvio que todos son pequeños puntos en negativo que para nada desmerecen pero que están ahí presentes.

Estamos ante una obra de arte de la gente de Crewe, sede de Bentley, en la que los automóviles son algo más que una herramienta que nos lleve a diversos puntos, casi en el final de su carrera ya que el sucesor está casi llamando a la puerta para este próximo año y ya que estamos, ¡Feliz 2018 Autopasioneros!.

PD: Nuestro agradecimiento al concesionario C. de Salamanca, por la cesión y facilidades prestadas.

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here