Compartir
Autopasione Aniversario

Hoy nos ha dado por ahí, “Pasion-e” se ha propuesto pasar los años necesarios en el conservatorio más la especialización necesaria para así convertirse en director de orquesta, dar un concierto en nuestros coches y así sacarle todo su potencial como sala musical.

Cuando hablamos de potencia nos referimos a la sonora y no a esas preparaciones monstruosas que se ven últimamente, como por ejemplo el Mercedes-Benz AMG GLS 63 que de la mano de los amigos de Mansory, les debía parecer poco lo que traía el coche, han llegado hasta la bonita cifra de 841 CV y no, tampoco nos vamos a poner a hacer el loco con el último coche que estamos probando. Hoy toda esa potencia la vamos a pasar de caballos de potencia a por ejemplo vatios RMS con sus respectivos Ohmios, obviamente es una comparativa totalmente imposible, pero era por hacer un símil con el audio que incorporan nuestros vehículos.

Desde hace muchos años los ingenieros han trabajado en reducir la rumorosidad de los vehículos, en el aislamiento de los mismos, los ruidos aerodinámicos que generan los retrovisores y en los equipos de sonido, hoy ya multimedia que traen nuestros queridos coches y que muy poco o nada se parecen a sus antecesores.

Hasta hace no demasiado tiempo si queríamos transformar nuestro habitáculo en una verdadera sala de conciertos digna del Royal Albert Hall o de la mismísima Ópera de Sidney, nos teníamos que ir a las marcas más prestigiosas del mercado

aquellas que cuidan hasta el más mínimo detalle para conseguirlo o si no teníamos un bolsillo tan dispuesto y generoso, esperar alguna edición especial asociada a un especialista en sonido de alguna marca más genérica o modificar el sistema de nuestro coche pero que obviamente no cumple con esa calidad y nitidez del sonido, hasta ahora.

Y es de que un tiempo para acá estamos asistiendo con una auténtica avalancha de marcas de audio en prácticamente todas las marcas que hay en el mercado y es que creo que tanto industria automovilística como audiófila ha visto un nicho de mercado, en el que hay un grupo de personas dispuestas a gastarse algo más en el coche de sus sueños para que tenga un sonido espectacular sin tener que llegar a los vehículos de lujo. Ver habitáculos con 8 o 10 altavoces junto con su respectivo “surround” es ya algo que deja de sorprender a propios y extraños. Eso por un lado, por el otro, conseguir aislar el habitáculo del mundanal ruido y así tener de socio el silencio o de compañero de viaje a nuestro grupo o intérprete favorito, para disfrutarlo con la mayor nitidez posible.

Se me ocurren por ejemplo los Renault con sus equipos Bosé o Hyundai con Infinity, dos claros ejemplos que han puesto sus ojos en la automoción y que pretenden hacer una extensión de nuestra casa en nuestros queridos coches trasladando esos matices y sonidos y hacer así más placentera si cabe la sensación de conducir y hacer kilómetros.

¿Os imagináis a Daniel Barenboim o a Gustavo Dudamel dirigiendo a un orquesta desde un descapotable y a cada uno de los músicos con sus instrumentos interpretando la partitura en el interior de cada una de estas salas de conciertos llamadas automóviles? Ahí dejo la idea para alguna campaña de publicidad del motor…

Autopasione Aniversario