Compartir
Autopasione Aniversario

Suele ser norma general en el mundo de los coupés no poner demasiada tecnología ya que de lo que se trata por encima de todo es disfrutar de las sensaciones que nos regala nuestro deportivo, agarre, subviraje, etc, que nos llegan a través del volante y las inercias o de la visión “limitada” que nos da el habitáculo, por eso de antemano casi era un reto bucear en este híbrido japonés en busca de ese toque “tecno”.

Una vez lo ha visto por fuera, empiezas a pensar que quizás no sea tan complicado ya que al ver  esas curvas en la carrocería imaginas que todo ese esfuerzo se ha tenido que trasladar al interior sí o sí, así que rápidamente nos sentamos en el asiento del conductor y empezamos a indagar.

Nos encontramos con un sistema híbrido que lleva Lexus como emblema de esta nueva generación de vehículos de baja contaminación y la verdad es que es un auténtico disfrute llevarlo bajo el pedal del pie, transiciones apenas imperceptibles entre baterías y combustión, respuesta rápida. Si queréis saber más, visitad el profundo análisis que ha hecho nuestro compañero Antonio sobre él.

Tras el volante tenemos un cuadro en el que nos muestra información básica de nuestro vehículo pero en cuando pulsamos un botón en el mismo, la esfera central se desplaza hacia la derecha y nos aparece otra pantalla, el ordenador de a bordo, con mucha más información.

Presidiendo el centro superior del salpicadero tenemos la ya obligatoria pantalla de gran tamaño que alberga las distintas funciones multimedia, en este caso de 7″ y que siendo exigentes como lo somos y por lo que esperamos de una marca japonesa como Lexus, se nos queda algo corta, no es táctil, se maneja desde un joystick en forma circular de muy fácil aprendizaje, aunque la interfaz deja que desear y en los mapas sería de agradecer algo de más detalle. La conexión entre nuestro móvil y el coche se hizo de forma rápida, sin complicaciones. Cosas obviamente que no son importantes ni harán que te decantes en la compra de un coche, pero en un vehículo de este nivel sí que se lo espera uno.

Bajo la pantalla que aglutina el HMI o Human Machine Interface, ese es el nombre que le han puesto a su sistema, tenemos la zona de climatización, que curiosamente si que es táctil, pudiendo modificar la temperatura arrastrando nuestro dedo por una barra vertical y en la que podemos dar fe de su buen funcionamiento ya que en nuestros días de pruebas, el calor asolaba el sur de España. Si nos deja algo fríos el tacto del plástico empleado en esa zona, nos recuerda a los de su matriz y a nuestro parecer, desmerece el magnífico trabajo realizado en el interior de este RC 300H.

A colación del artículo que redactamos hace unas semanas, el audio de este coche va firmado nada más y nada menos que por la prestigiosa marca Mark Levinson, que ha dispuesto 17 altavoces y 1 subwoofer y que consigue de manera sobresaliente un sonido inmersivo total, tanto que nos llega a apenar tener que apagarlo.

También tenemos dentro de este vehículo soluciones ya habituales, como una preciosa iluminación ambiental, cambio automático de luces largas a cruce y viceversa, detector de vehículo en el ángulo muerto, cámara trasera que curiosamente viene sin sensores de aparcamiento o la elevación automática del capó, solución muy interesante y que hace que éste se eleve al detectar el atropello de un peatón, minimizando las lesiones que pudiera tener.

Siendo honestos y siendo el “primer deportivo premium híbrido” me ha sorprendido gratamente al incluir bastantes avances tecnológicos, pero esos mismos nos dejan la sensación de haberse quedado como a la mitad de camino y no haber culminado de forma magistral un vehículo aspiracional como lo es el Lexus RC300H para alguno de nuestros lectores.

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here