Compartir
Autopasione Aniversario

“No te dejes engañar por las apariencias” Fueron las palabras que nos vinieron en #garajeautopasione a la mente nada más ver el Opel Adam S.

A este pequeño no le hace falta ser un deportivo de alta cilindrada para sacarte la sonrisa al conducirlo. Su voluntarioso motor de gasolina 1.4 Turbo, genera una potencia de 150CV y desarrolla 220 Nm de par máximo.

Lo mismo pensamos que 150CV de tracción delantera pueden ser pocos, pero si te digo que sólo tiene que mover 1.178 kg… cambia la cosa, ¿no?  

Muy bien posicionado entre sus competidores Renault Twingo RS (133CV/ 1.124kg), MINI Cooper S (141 CV/1.235 kg), Abarth 595 (160CV/ 1.120 kg).

Pequeñito y a su vez ligero, nada más se le puede quitar para aligerar, ya que su depósito es de 35 litros y y un maletero de tan solo 170 litros. Un punto intermedio entre sus rivales: Abarth 595 de 185 litros y un MINI Cooper de 160 litros.



Estéticamente el Adam cambia su cara simpática por la de “chico malo”, no pretende competir con su hermano mayor, Corsa OPC, el cual es mucho más radical.

Ese aire de deportividad viene generado por los paragolpes delanteros y traseros específicos (ambos con sensores de aparcamiento) las taloneras, bigote delantero de la parrilla en fibra de carbono, luces LED diurnas y un sutil faldón trasero lacado en negro que recoge el escape, el cual se deja ver de forma discreta pero latente.



Las pinzas de freno destacan en unas llantas de 17’, en combinación con el techo y el alerón trasero de color rojo. Son componentes que destacan aún más su deportividad.

En los pilares C destaca en rojo la “S” de nuestro modelo que junto con la forma aerodinámica del techo terminado en un prominente alerón, las lunas traseras tintadas bordeadas por una línea cromada, lo hacen diferente al resto de los Adam.

 

Su interior es especial, y es que a pesar de que varían pocos elementos de un Adam normal la tapicería de cuero nappa con la combinación Red’ N’ Roll (los asientos RECARO y detalles de cuero en el volante, palanca de cambios y freno de mano), hacen que el habitáculo cambie completamente y se convierta en un deportivo de tamaño reducido.



La combinación de rojo se completa en su interior bañando de agresividad el habitáculo, el panel que recorre el salpicadero y las puertas; el volante, palanca de cambios y freno de mano.

Incorpora también el pedalier en aluminio tan imprescindible en los coches de este estilo. Su colocación es tan perfecta que hacen del movimiento puta-talón sea mucho más sencillo, lo cual se agradece al ser manual.

El puesto de conducción te invita a sumergirte en el rol deportivo, el butacón, tipo Bucket, nos recoge de forma que nos sintamos cómodos y seguros al tomar las curvas.

Me gusta que cuente con la posibilidad de regulación de altura y profundidad tanto en el volante como en el asiento, otro plus en comodidad es que le añaden a estos calefacción.

A pesar de ser de carrocería baja, los conductores altos pueden disfrutar de un espacio cómodo, y si quisieran ,la posibilidad de ver un cielo estrellado en el techo a base de LEDs.

Su único hándicap en este sentido se encuentra en las plazas traseras, al ser un 3 puertas, un vehículo de cortas dimensiones y contando con que los asientos Recaro cuentan con menos flexibilidad que los habituales, hacen un poco más complicado su acceso. Aun así no deja de ser un 4 plazas correcto para ocupantes de complexión media, incluidos los pequeños ocupantes gracias al sistema ISOFIX con anclaje posterior.

Frente a nosotros tenemos un puerto de montaña dispuesto, con curvas cerradas, subidas, bajadas y rectas que van a poner a prueba a este pequeño urbano. Queremos ver de qué es capaz la nueva insignia del rayo.

Arrancamos con el rugido del motor de gasolina, a voz de pronto no tenemos un sonido bronco, pero sus 150CV hacen que nos lancemos a los 100km/h en tan solo 8,5 segundos.



Dos toques de acelerador nos muestran que nuestro Adam es un coche muy nervioso. Posee una caja de cambios de accionamiento muy suave, con transiciones cortas y bien marcadas entre las distintas marchas. Sus 6 velocidades tienen un desarrollo muy corto, lo que hace que a 120km/h en sexta, el coche vaya clavado a 3.000 RPM.

Su amortiguación es tan dura que relata cada surco o bache del pavimento, además, teniendo en cuenta que es de batalla muy corta (2,31m) el Adam se convierte en una maquina hiperactiva que exige control para que no se revele en las curvas.

Para más diversión tiene retoques en la suspensión, amortiguadores más firmes, y la posibilidad de desconectamos por completo el ESP.

En autopista, el propulsor puede subir de vueltas a un ritmo más progresivo y, en la zona alta, es donde muestra su mejor cara: rápido, eficaz, con fuerza. Para mantenerlo ahí, utiliza el cambio, bien afinado y de tacto correcto, incluso si superas las 6.000rpm.

Su buena actuación provocará que te confíes y que quieras llevarlo a sitios más retorcidos, aun así recomendamos no perderle el respeto ya que es bastante sencillo hacerlo sobrevirar. Pero, si no se te va de las manos, te divertirás de forma terrible, sintiendo que tienes entre las manos un auténtico deportivo en miniatura.



En cuanto a consumo, va a ser superior al de versiones normales. El ordenador de a bordo nos marcó unos 6,8 l/100 km, a ritmos alegres tanto en autovía, nacionales y puertos de montaña. Un consumo relativamente bajo, para el alto nivel de diversión que este pequeño nos ha regalado.

Si quisiéramos reducir el consumo, no tendríamos sino que usar el indicador “ECO” que incluye función gráfica que va mostrando el gasto a intervalos cortos. Y en ciudad, su sistema “Start-stop” nos aleja de la gasolinera por más tiempo.

Porque no todo iba a ser motor y estética, estamos ante una marca en la que prima la tecnología. Ejemplos de ello son el sistema de aparcamiento sin manos, el cargador inalámbrico de Smartphone.



Los que más nos sorprendieron son el sistema multimedia con streaming que replica la pantalla del móvil en la del coche, por lo que no es un inconveniente que el coche no incorpore navegador, ya que directamente puedes conectar el que más te guste con tu teléfono.

Pero claro, para ello nos hace falta wifi no? No se preocupe nadie, para el que aún no lo sepa, todos los Opel tienen la opción de incluir el sistema On Star.

Este sistema te permite conectar hasta siete dispositivos diferentes a la red que se crea en el coche. Tan sencillo como lo haces en tu casa, buscas la lista de redes disponibles en tu dispositivo, seleccionas la del coche e introduces la contraseña, que se puede establecer desde los ajustes en el propio vehículo o desde la aplicación del smartphone.

Con tan sólo pulsar el botón azul del techo del vehículo, uno de los teleoperadores de Opel se encarga de gestionarlo y enviarte un mail para iniciar el proceso de activación.

Muchos nos preguntamos por qué pagar por este opcional teniendo un Smartphone 4G con tarifa de datos, estos motivos de peso te harán de ese opcional uno obligatorio:

  • La señal que emite el wifi de Opel OnStart por la antena del techo es mucho más potente y fiable.
  • En cualquier viaje dentro de europa, el roaming de datos no supone ningún coste adicional.
  • Dentro del año de prueba no tiene límite de tráfico de datos.
  • Funciona tanto para el sistema iOs como Android.
  • Con servicios de ayuda telefónica para asistencia en caso de robo, localización por si no recuerdas donde lo aparcaste, o llamada de emergencia en caso de accidente.

Conclusiones:

Es una buena solución para aquellos clientes que necesitan un coche urbano, muy polivalente para realizar cómodamente un viaje largo (sin llevar demasiado equipaje), pero no quieren renunciar a darse un disfrute en una buena carretera con curvas. Su relación potencia/peso lo hace muy apetecible, aunque no encontraremos ninguno con un equipamiento tan completo por menos de 20.000€. Si ya le sumamos la dosis de diversión que equipa de serie tenemos un urbano racing al alcance de todos los bolsillos. Es el mini-deportivo perfecto para irnos de ruta los fines de semana y sacarnos la vena más deportiva.

Galeria Video Opel Adam

GALERIA

Autopasione Aniversario