Autopasione Aniversario

“¡¡Bravo Fernando!!”, esta exclamación de Flavio Briatore nos trae a la memoria inmediatamente momentos de gloria de nuestro piloto de F1 más laureado.

Esto mismo nos ocurre cuando visitamos el Museo que Fernando Alonso tiene situado a las afueras de Oviedo –rodeado
por el campo de golf El Morgal y el circuito de Karting/Campus Fernando Alonso-,
al hacer un completo recorrido desde sus comienzos con 3 años hasta la actualidad.

Nada más entrar, nos encontramos con los Karts y “equipaciones” con los que su
gesta comenzó a tomar forma. Su primera licencia de la Federación Española
de Automovilismo
, su primer mono cosido a mano por su madre, botas, guantes, etc. Un audio visual nos muestra carreras de Karts en los que Fernando destacaba claramente sobre el resto, no en vano consiguió el título mundial y el europeo.

Dichos premios, le dan acceso a poder formar parte de lo que nos encontramos
en la sala contigua. En el 99, Adrián Campos confía en Fernando y le concede un
asiento en un Fórmula Coloni by Nissan para disputar el europeo. Seguimos, y nos encontramos con un Lola B99/50 con el que en el año 2000 disputa el Campeonato Internacional de Fórmula 3000. Justo al lado su primer F1, ¡¡Minardi!!.

Seguidamente, y aún en la misma estancia, empieza “lo bueno” Renault R23b y R24b (temporadas 2003 y 2004). Puedes pasarte varios minutos observando (intentado) las diferencias entre uno y otro (mínimas) sobretodo relacionadas con temas de aerodinámica. Todo esto aderezado, en la zona perimétrica de la sala, con enormes vitrinas repletas de trofeos, cascos, monos, botines…

Subimos a la planta superior, hacemos una parada en un audio visual que muestra los mejores momentos de la carrera de Fernando en el mundial de F1 para, acto seguido, entrar en el paraíso.

Nos damos de bruces con sendos monoplazas campeones del mundo, Renault R25 (campeón 2005) y R26 (en el 2006).

Al fondo de esta sala, nos encontramos con el MClaren MP4-22 con el que quedó tercero en el mundial del 2007, siendo compañero de equipo de Lewis Hamilton.

Entre los Renault campeones del mundo y el MClaren, se hayan los Renault R28 y R29, pilotados por Fernando tras su breve periplo en la escudería inglesa.

En la zona central de esta segunda planta podemos disfrutar de simuladores de conducción, más audio visuales, una vitrina que contiene el motor del 3.0 V10
de 900 cvs que montó el Renault R25.

Distintos tipos de neumáticos lisos según compuesto o estado del asfalto pero….si llevamos la vista a la derecha del todo, el rojo inunda nuestras retinas, el rojo Ferrari responsable de decorar los 5 monoplazas que disfrutó Fernando durante su estancia en la escudería del cavallino rampante.

Cuando nos disponemos a abandonar el museo, y como colofón inesperado, en una última y reducida estancia vemos el primer Kart que tuvo Fernando. Fue fabricado a mano por su padre José Luis e inspirado en los colores rojo y blanco del Honda de Airton Senna. Honda que descansa justo al lado desde que Fernando vio cumplido su sueño (Febrero de 2015, Circuito de Barcelona) de probar el mítico monoplaza de su ídolo brasileño de infancia.

Ahora entendemos qué sentido tiene que su primer “vehículo” de carreras se haya dejado para el final y no esté, como sería lógico, al inicio de la visita.

Autopasione Aniversario