Autopasione Aniversario

Hablamos de evolución, superación, emoción; hablamos de Hyundai y en concreto del nuevo híbrido que está causando furor abriéndose camino con categoría superior: el IONIQ.

De sus tres variantes de motor: totalmente eléctrico, híbrido enchufable e híbrido ; hemos podido disfrutar de ésta última, nos habría encantado conocer el enchufable, pero tendremos que esperar a su entrada en mercado.

Dentro de sus tres versiones: KLASS, TECNO y STYLE, nos ofrecieron la última, la más completa y equipada.

Este surcoreano puede cambiarte la sensación que suelen dar como norma general los modelos híbridos. Se trata de ofrecer una alternativa a los propietarios del Prius, ya que se ha creado basándose en los puntos débiles del Toyota.

Como podéis ver la gama que ofrece el IONIQ es bastante extensa y alternativa, un sólo modelo y plataforma dan lugar a tres variantes adecuadas al tipo de conducción que más convenga al conductor.

Exterior

Estéticamente me recuerda mucho a la última generación de Toyota, y es que no podemos negar que ha cambiado el modo de concepción del público de los coches ecológicos de ciudad, donde precisamente quiere Hyundai introducir a este IONIQ.

En cuanto a imagen observamos rasgos angulosos y delineados, remarcados con finos trazos iluminados con detalles cromados, y una delgada línea delantera azul a juego con elementos del mismo tono en el interior.



Un detalle muy interesante es el logo que lidera nuestro coche, no es la típica silueta de chapa a la que estamos acostumbrados, nos asombramos de no ver relieve en ella, y es que han aprovechado para posicionar el radar de proximidad ahí, se trata de un sistema avanzado de asistencia a la conducción que analiza de forma constante los patrones de movimiento. Si se detecta riesgo de colisión, los frenos se activan automáticamente, reduciendo el riesgo de impacto.

Interior

En su interior no hay color a lo ya que nos tenían acostumbrados el resto de hibridos, el salpicadero está recubierto de material blando, el puesto de mando muy a la mano y muy intuitivo, aunque como siempre de la parte de tecnología nos ilustrará más a fondo nuestro compañero Dani.

Los detalles en cuero mixto dominan el interior dejando toques que lo hacen más sofisticado y cuidado, a destacar sobre todo el puesto del conductor. Nada más sentarte en las plazas delanteras encontramos un amplio butacón de cuero microperforado con 2 memorias de posición, preparado con calefacción y ventilación a tres niveles, lo suficientemente elevado para personas altas. El volante también es de suave cuero y calefactado, pedaleras cromadas que hacen más deportivo y exclusivo el puesto.



En acabado le damos una puntuación alta, ya que no hay rebabas ni bordes cortantes, los materiales son gustosos al tacto; el aislamiento a la hora de conducir es muy bueno, notarás las fricción con el asfalto, pero nada más, ni crujidos, ni vibraciones, y el motor apenas audible.

No podemos pasar por alto los detalles azules que hacen más candente que este vehículo es híbrido. Están distribuidos en su interior, como en el botón de arranque, el marco de la consola central, el volante o la ventilación.

El toque retro lo da el freno de estacionamiento, que es de pedal en vez de botón.

En cuanto a las plazas traseras descubrimos el posible Talón de Aquiles del IONIQ. Debido a su silueta aerodinámica y el estrechamiento desde el pilar B al C, el techo de las plazas traseras es notablemente más bajo, por lo que para entrar en el vehículo una persona adulta deberá agachar la cabeza para no dejársela por el camino; el espacio en las plazas es bueno aunque por la altura de los asientos delanteros deja poco espacio para los pies, de anchura perfecto, es un 5 plazas cómodo.

El techo eléctrico hace que la profundidad del coche aumente y de más sensación de amplitud.

La visibilidad delantera es correcta, al igual que en las plazas traseras, aunque en mi opinión el alerón de la luna trasera dificulta la visión.

Otro punto a favor es el maletero, con 443 litros de capacidad, con cortina deslizante de tela y debajo del maletero viene un kit de pinchazos y otro compartimento para guardar cosas. Destacamos que sus formas son mas aprovechables, y al tener las plazas traseras abatibles da mucha más amplitud a la hora de tener que hacer cargas masivas.

Según el vicepresidente de I+D de la marca, este modelo de hibridación junto con el doble embrague de seis relaciones DCT, lo hace un coche más dinámico y de mejor rendimiento que el Prius.

Comportamiento

A la hora de ponernos en marcha, en ciudad (y modo normal) no se nota mucha diferencia con respecto al Toyota Prius, pero al salir a carretera la cosa cambia a favor del IONIQ. Nota mucho más empuje, a lo que se suma la transmisión DCT, que realiza la transición de marchas de forma rápida y sin la sensación de transición sin fin del variador continuo.

Pero hay más cifras: en los modos Eco y Normal, puede acelerar de 0 a 100 en 10,2 segundos, que pueden quedarse en 9,9 si el modo de conducción seleccionado es Sport, al que accedemos con el cambio en el modo D a la izquierda, cambiando de marcha con suaves toques hacia arriba para subir y al contrario para disminuir.



 

El cambio de doble embrague y seis relaciones al que asocia su combinación mecánica, formada por un bloque 1,6 litros gasolina de 105 CV y un eléctrico de 43 CV. Juntos son capaces de entregar un máximo de 141 CV y 265 Nm de par, alcanzar una velocidad máxima de 185 km/h y declarar un consumo medio homologado de 3,8 l/100 km con unas emisiones de 79 g/km.

Cifras que superan al Toyota Prius (que entrega 122 caballos), pero la gran diferencia con el japonés está en las sensaciones al volante. Con el ioniq sientes más lo que pasa bajo las ruedas y no tienes esa sensación de conducción artificial que suelen transmitir los híbridos.

Otra mejora que podemos destacar es su frenada regenerativa, si soltamos el acelerador no va a frenarse de forma acentuada, a pesar de cargar batería no perdemos la inercia del coche, mantiene la velocidad en comparación con sus competidores.

Junto con el doble embrague, el comportamiento dinámico mejora a su gran rival gracias a la baja posición de las baterías que han logrado los ingenieros de Hyundai. Eso nos da dos ventajas: un centro de gravedad rebajado y la posibilidad de montar una suspensión trasera multi-link.

Conclusiones

Caemos siempre en el juego de que nadie va a comprar un híbrido para correr, en realidad es cierto, nosotros hemos conducido el IONIQ y la impresión general que deja es buena, con la sensación de que conducía un coche de verdad, sin escatimar en lo que a potencia se refiere.

¿El consumo medio?

Hemos tenido un consumo de 6 litros a los 100 km, abusando del modo SPORT y sin preocuparnos de una conducción eficiente.

Este ecofriendly, según Hyundai, ofrece tan sólo unas emisiones de CO2 de 79,2 g/km.

El cambio de motor eléctrico a térmico es silencioso y prácticamente ni te das cuenta de cuando ocurre, pero es cierto que el IONIQ recurre de combustible fósil más de lo que sería deseable, seguro que la versión enchufable mejora en ese aspecto.

Todos los Hyundai IONIQ ofrecen una garantía de 5 años sin límite de kilómetros, 8 años de asistencia en carretera y otros 8 (o 200.000 km) para las baterías. Otro plus de añadidura es el descuento promocional de nada más y nada menos que 3.000 euros.

Estos son los precios en los que oscila la gama IONIQ:

La conclusión que hemos podido sacar es que es un híbrido perfecto, con aspecto de sedan, con detalles más cuidados en comparación con los híbridos del mercado.

Para los que valoran la estética es su coche sin duda, cómodo y fácil en la conducción al ser automático, eficiente en cuanto a consumo. Mejora en rendimiento, comodidad, tecnología y poder de aceleración (gracias a su caja de cambios) a sus rivales.

Galería de imágenes

Autopasione Aniversario