Autopasione Aniversario

Hoy en Autopinion-e observamos como de curioso es el mercado y como a menudo decide su propio camino, a veces son las marcas las que imponen lo que a ellas, de esto trata el artículo, les conviene y otras es el público el que pone los pilares por los que discurrirá el futuro del sector, ahí tenemos a los SUV. Recordemos que el Qashqai fue un invento de Nissan, de nombre casi impronunciable para muchos, ¿quaqai?, ¿cuscui? ¿cuacuai?, pero con ese éxito sentó el boom que hoy tenemos de este segmento y es que si una marca no lo tiene en su gama, las ventas se resienten.

Pero hay ocasiones que son las empresas las que fijan los derroteros por los que quieren ir y poco a poco, por marketing fundamentalmente, va calando en la mente del comprador. Esto se puede comprobar en casi cualquier mercado de los que usamos a diario o en como han cambiado los extras en la automoción.

Hasta no hace demasiado tiempo, algunas lo siguen haciendo, las marcas disponían de interminables catálogos con decenas de denominaciones, algunas hasta se mezclan entre ellas para conseguir un nivel de equipamiento. Era, o es, una práctica generalizada en la mayor parte de las marcas pero desde hace unos años se ha visto un cambio de tendencia.

Efectivamente ya no es extraño tener una “base”, un par de acabados, si acaso tres y sobre ellos disponer de un importante abanico de opciones extras y personalizaciones para conseguir que cada cliente sienta el coche como si lo hubiera diseñado él mismo. Lógicamente esto tiene un handicap, una doble vertiente que no ha pasado inadvertido para los fabricantes, cuanta mayor estandarización, más economía de escala y menor beneficio por vehículo vendido, pero a la inversa el que sale perjudicado es el bolsillo del comprador y obviamente en un mercado capitalista, tenemos claro que las empresas están hechas para ganar dinero.

Esto lo llevan haciendo durante años las cadenas de comida rápida, tienen unos modelos estandard de hamburguesas en las que añadir algunos extras, encarecen proporcionalmente más que el precio del producto y a su vez ciertos paquetes cerrados, los menús, que ante la vista nos satisface por ser más completo pero que el incremento de su valor apenas tiene coste para la empresa.

Es una jugada maestra y perfecta, el cliente, el “objeto de deseo”, se gasta más de media en la equipación del vehículo, para hacerlo una “extensión” suya en versión motorizada, el fabricante al vender los accesorios de forma independiente tiene que subir el precio y por ende su beneficio.

Dicho lo cual y haciendo caso al nombre del artículo de opinión, creo que en Autopinion-e vamos a hacer un pedido, en principio en uno cadena de comida rápida, pero lo mismo nos confundimos y nos llevamos un flamante vehículo sin pepinillo.

Fuente fotografías; Pixabay bajo licencia CC0

Autopasione Aniversario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here