Autopasione Aniversario

Cuando jugamos a un videojuego pulsamos “Enter”. Si queremos reproducir un video le damos al “Play”. Nuestro sueño comienza desde que pulsamos un botón rojo que pone “START” ubicado en un volante de Alfa Romeo, es entonces cuando comienza un sueño digno de ciencia-ficción.

Mi sueño empieza con clima nublado entre claros de luces y sombras.  Mi mente traduce todo de forma borrosa hasta recoger en el parking un Alfa Romeo Giulia Cuadrifoglio Verde en blanco trofeo y llantas de 19” bruñidas. Sólo tengo una oportunidad en esta partida, es una ocasión para dominar este deportivo extremo vestido de berlina. Equipa un motor Gasolina 2.9 V6 Bi-Turbo de 510 CV desarrollado por ingenieros traídos expresamente de Maranello, sí a pesar de lo que puedas pensar este Alfa Romeo equipa un motor origen Ferrari.



La oscuridad juega conmigo para poder ver y contemplar esta berlina italiana esculpida de forma magistral. Las entradas de aire en el capó delantero, paragolpes con dinámica activa y cuatro salidas de escape en su parte trasera sirven para emitir un sonido que proviene de ultratumba.

Me dispongo a entrar al interior, puedo ver diferencias destacables en este Giulia musculado con respecto al “normal”. La fibra de carbono ha conquistado el interior acompañado de piel negra y alcántara con pespuntes en rojo. Es el momento, todo empieza aquí pulso su botón rojo “START” ubicado en el volante  como en todo buen Ferrari, perdón quería decir Alfa Romeo. Inmediatamente nuestros sentidos se ponen en alerta, un gorgoteo sonoro se emite del escape, mis manos tocan la piel del volante, es un aro grande pero muy fino en su grosor. Cuanto más lo toco más me gusta, su forma desigual te facilita las maniobras.


autopasione_giuliaqv-15


La partida avanza a nivel dos, tenemos banda sonora y es su sonido bronco y evocador del motor. Por un momento pienso si es buena idea todo esto, pero mi instinto puede conmigo y engrano la primera velocidad…

Salgo de un parking poblado de vehículos escondidos atemorizados por el gorgoteo que emana este Giulia QV.  Lo primero que noto es que tiene sistema Star/Stop de parada del motor, pero…

¿Para qué lo necesito?

Si yo sólo quiero escuchar esa joya pensada por Einstein que llevo bajo el capó. Mientras la aguja roja del tacómetro no deje de subir seguiré soñando.

El nivel tres de mi partida consiste en salir del tráfico de Madrid sujetándome el pie del acelerador…no puedo pasar de tercera, y creerme es una tortura. Prefiero la tortura China antes que no poder acelerar y ver que se esconde bajo los 600 Nm de este Quadrifoglio Verde. El semáforo se pone en verde y tomo una salida hacia autovía.  Ahora sí, es mi hora y mis ideas cobran vida. Es el momento de acelerar y enfrentarme con el gran desafío de la prueba.

Es pasar las 4.000 rpm y el motor de transforma en una bestia que empuja las ruedas traseras. Es difícil asimilar tanta fuerza en poco tiempo,  inserto la 4º velocidad y un petardeteo contundente se escupe de las colas de escape. Nuestro juego aumenta de dificultad al tener que asimilar tanta aceleración. La fuerza que intriguen las ruedas traseras es tal que recomiendo estar preparado para ello, pues las posibilidades de acabar este juego en “Game Over” aumentan. Su caja cambios manual de recorridos cortos y palanca muy baja se alían contigo para soñar. lastima que el pomo de la palanca sea tan grande, para mis gusto uno de menor diámetro sería ideal. Este Giulia se mueve como una lapa, sorteo varios coches entre carriles para huir del monstruo que me persigue. La dirección me informa de lo que pasa incluso si piso una hoja en el asfalto.


autopasione_giuliaqv-14


Cada vez este Giulia QV va ganando puntos, hasta que tengo que reducir la velocidad y entrar de nuevo a la ciudad. Los frenos al principio dan sensación de no frenar, en ese momento me acuerdo de que todo buen italiano deportivo tenemos que pisar el freno bien al fondo hasta que toman la temperatura óptima. Me muevo con agilidad tras cruzar un par de rotondas, alrededor todo parecen vehículos de otro planeta, este Alfa Romeo juega en otra liga.  Es un terreno muy exclusivo y se llama circuito donde mejor podremos saber de qué es capaz, pero por será hoy.…

El final de la partida se acerca, mientras mi pierna se acostumbra al embrague duro y de corto recorrido, todo me trasmite velocidad, todo me pide que acelere y de rienda suelta al niño que llevo dentro.

Afronto el camino de vuelta, para dejar esta bestia sobre ruedas en el lugar donde descansa. Cada maniobra incluso en marcha atrás es algo único, si va asociado con acelerar su motor. Así podrás hallar el camino a la gloria.  Su mirada agresiva con faros BI-Xenón alumbran mientras me alejo tras aparcarlo, me sigue y persigue hayan donde voy. De nuevo el clima nublado aparece y mi mente sólo recuerda algo. No hay momento que lo haya olvidado, ese sonido que a partir de las 4.000 rpm emite es sobrenatural.

Me despierto de este sueño, que se ha hecho corto, demasiado corto. Pensando que alguna vez vuelva a dominar con mis manos semejante deportivo con vida en su interior.

Galería de imágenes

Vehículo cedido por Tayre Automoción.

Autopasione Aniversario